Cadena de mando

Liderazgo militar centenario

Comprender el liderazgo que los militares de tierra, mar y aire mantienen entre sus filas es muy difícil. Los soldados fueron civiles antes que militares y, a pesar de ello, ya en el servicio de las armas generan lealtades —que siguen a los liderazgos— de una manera, más que ciega, comprometida y confiada en que lo que el mando inmediato superior ordene o promueva es lo correcto.

Asegurar si un alto mando de la Defensa o de la Marina hubiese sido mejor que otro es muy difícil. ¿Por qué? Para la sociedad, desde hace más de 100 años, los resultados que han entregado los secretarios, subsecretarios, oficiales mayores, jefes de Estado Mayor e inspectores de las fuerzas armadas han sido satisfactorios. Quizá hace unos 20 años la gente no sabía bien a bien cuál era el beneficio de las acciones militares en la sociedad; sin embargo tampoco preguntaban y los soldados no informaban.

Ahora se tiene una realidad distinta; el liderazgo que ejercen los altos mandos sobre generales, almirantes, jefes, capitanes, oficiales, cadetes, alumnos y personal de tropa está alineado con la realidad que viven —todos estos últimos— para que sus acciones traigan un beneficio total en la sociedad; por ejemplo, el combate a la delincuencia no es igual ni en sus orígenes ni en sus consecuencias de lo que fue hace dos o tres décadas. El general Cienfuegos y el almirante Soberón han logrado empatar sus estrategias, presupuestos, fortalezas y límites en lo que verdaderamente necesita el país de las fuerzas armadas. No ha sido una empresa menor. El principal obstáculo al que se han enfrentado ha sido la reticencia que los más cercanos al Presidente les tienen a los militares.

El liderazgo militar aguanta mucho; sin embargo, antes de llegar a su límite, tanto el secretario de la Defensa como el de la Marina anteponen los intereses del país, aun y por encima al de sus propios comandados.

Así es la vida militar. Los soldados lo saben y le entran.

El liderazgo institucional que existe al interior de las fuerzas armadas es el más grande de México.

Cabo de Guardia

Otro gran liderazgo, sin duda, es el del general de división piloto aviador Carlos Antonio Rodríguez Munguía, comandante de la —casi centenaria— Fuerza Aérea Mexicana, que el próximo martes cumple sus primeros 100 años.

En México, contamos con cuatro regiones aéreas y 18 bases aéreas militares. Nuestra fuerza aérea ha realizado los más grandes puentes aéreos para el rescate de personas en el mundo.

Ya les contaré la próxima semana.

 

jibarrolals@hotmail.com

@elibarrol