Cadena de mando

Fiestas patrias

Lo dijimos en este espacio hace tiempo, el comandante de la columna del desfile el próximo 16 de septiembre será el jefe del Estado Mayor de la Armada de México, el almirante Joaquín Zetina Angulo.

¿Qué tiene de especial este hecho?

Para el grueso de la población tal vez no signifique mucho todavía, y no por algo negativo. Por miles y miles, todos los años, la gente asiste y observa el paso del desfile militar. Para esos entusiastas, las fuerzas armadas son la máxima representación de fuerza, legalidad, disciplina y lealtad a México; de tal suerte que al desfile de soldados y marinos, no se escuchan burlas, abucheos o insultos, como sí sucede la noche anterior cuando el presidente —sea quien sea— grita la arenga de independencia. Pocos caemos en cuenta de que, a pesar de ser desde hace 114 años un día feriado, la gente acude espontáneamente a lo largo del recorrido del desfile en la Ciudad de México y en las otras donde también se llevan a cabo. Por esto, la presencia del almirante al frente del desfile llamará la atención de muchos, sobre todo de quienes se esfuerzan por entrar a la plancha del Zócalo, una vez que los vehículos y contingentes militares se retiren para comenzar el desfile. También lo será para quienes lo ven por televisión.

El desfile del 16 de septiembre fue durante muchos años la única oportunidad que tenía el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea por acercarse directamente a la sociedad, la parada militar es un ejercicio excelente para fortalecer las relaciones civiles militares. Hoy en día el conocimiento de la gente sobre los soldados de las tres fuerzas es mucho mayor al que se tenía hace 10 años y por ello el desfile toma mayor relevancia. A lo anterior se debe sumar que en este año será un almirante quien comande la columna y que los contingentes de la Marina Armada de México serán quienes comiencen el desfile a diferencia de todos los años anteriores, donde eran los soldados de tierra quienes lo hacían.

Para la clase política, para el gabinete y para los diferentes líderes sociales, significará que la unidad institucional entre las tres fuerzas es una realidad que solamente ha reportado positivos. Será una demostración de que la naturaleza de las fuerzas armadas las hace un oportuno exponente de unidad y liderazgo. Al Ejército, a la Marina Armada y a la Fuerza Aérea ninguna institución del país le puede “regatear” absolutamente nada. Desde sus fortalezas y debilidades son la instancia que mejor ha respondido al país, a la gente y, por supuesto, al presidente.

Aunque parezca exagerado, el desfile militar, con el almirante al frente, envía un mensaje —como cada año— a la delincuencia en general, de lo que significa el uso legal de la fuerza y la violencia; y que hoy da igual si son soldados o marinos quienes anden tras de los “malosos”. Hoy se entrenan conjuntamente, participan en operaciones coordinadas; comparten toda la información que cada fuerza posee y, en suma, los de tierra, aire y mar van juntos a “romperle la madre” a quien ande violentando la ley.

Esto de andar hombro con hombro, ya pasó de ser un proyecto del general Salvador Cienfuegos y del almirante Vidal Soberón, para convertirse en una dinámica que trascienda durante los años; por ejemplo, el desarrollo e impulso que ambos le han dado a sus sistemas educativos será sin duda una de las mayores huellas que dejen en sus instituciones. Sin embargo, con el intercambio educativo lo que se logra en paralelo es hermanar a los de tierra, aire y mar, es decir, la profunda unidad y amistad desde el Heroico Colegio Militar, la Heroica Escuela Naval Militar y el Colegio del Aire, para después seguir en la Escuela Superior de Guerra, en el Centro de Estudios Superiores Navales, en el Colegio de Defensa Nacional o en el Centro de Estudios del Ejército y la Fuerza Aérea, solo por mencionar algunos.

Las fiestas patrias seguirán uniendo a los mexicanos aunque solamente sea por unos cuantos días. El sentido de pertenencia que brota desde el 13 de septiembre y hasta el día 16 seguirá teniendo en los soldados a un común denominador.

El almirante Zetina Angulo forma parte del alto mando naval y quién mejor para representar, no solamente a la Marina el próximo martes, sino a todas las fuerzas armadas.

 

Cabo de Guardia.

El martes también desfilará la Gendarmería nacional, como parte del contingente de la Policía Federal.

Será su presentación en sociedad.

A ver cómo les va.

 

jibarrolals@hotmail.com @elibarrol