Cadena de mando

Enojo, perdón y reconocimiento

¿Quiénes están legítimamente contra las fuerzas armadas en nuestro país? Si solamente son criminales o profesionales del caos o bien una parte de lo que otrora se llamaba izquierda nacional, entonces en verdad no hay nada fuera de lo común en ello, sucede contra todos los ejércitos del mundo.

Cuando un país está enojado, alguien debe comenzar a pedir perdón, para de ahí encontrar las fortalezas y estrategias para seguir adelante como nación; se conoce históricamente como visión de Estado.

A partir de la disculpa del general Salvador Cienfuegos, otros intentan hacer lo mismo con quien se siente agraviado, enojado y hasta la madre de la indolencia e incapacidad de una autoridad que no cumple; sin embargo, no sé si copiar esquemas que deben originarse desde una profunda reflexión y deseo —como fue el caso del general secretario— pueda servirles de algo.

Quienes están contra soldados y marinos no entienden que la sociedad no les está reclamando nada; al contrario, existe un reconocimiento a la labor que desarrollan todos los días en México.

La dinámica defensiva de la única institución confiable de este país —no lo afirmo yo, lo aseguran las encuestas— es precisamente contra quienes intentan confundir a una sociedad que está a merced del impacto que causan las redes sociales, los medios de comunicación y el vox pópuli (en ese orden) originado por la realidad de la incapacidad y "valemadrismo" de las autoridades.

La gente está enojada y en un estado de decepción tal que, sin resistencia, cree abiertamente en lo que le dicen; sin embargo, hasta hoy no se ha visto una protesta generalizada contra los soldados de tierra, mar y aire; por lo tanto, las campañas para desprestigiar a las fuerzas armadas no han funcionado ni mucho menos debilitado a su objetivo.

La sociedad reconoce abiertamente la importancia de que sigan los soldados en las calles.

El jueves pasado el Presidente hizo un sincero reconocimiento a soldados y marinos; en primer lugar, a la disculpa del secretario de la Defensa por el video de la tortura y en segundo por ser Cienfuegos y Soberón los únicos en el gabinete dispuestos a hacer algo por México y, con ellos, los más de 300 mil hombres y mujeres que comandan.

Cabo de Guardia

"Fechoría", senador Bartlett, es no dotar de certeza jurídica a los militares.

"Peligro", senador Encinas, es no promover la actuación legal de los militares en su función de seguridad pública.

La propuesta de reforma al Código de Justicia Militar para poder catear e intervenir teléfonos es solamente cuando se trate de delitos militares.

No se confundan ni ¡confundan!

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola