Reseña

Saber ganar sin Peralta

El pasado lunes expuse la posibilidad de que Santos ganara 7 partidos seguidos. Lo sigo sosteniendo. Pero, tal opción estaba contemplada con equipo completo. Todavía no ordenaba el desorden que el tricolor ha provocado. Mañana en Cancún ante el humilde Atlante se presenta Santos sin Peralta. Sin Oribe, los laguneros han estado 2 partidos en el actual torneo, ambos de visita (Puebla y Atlas) y en ambos no han podido ganar. ¿Será aviso, presagio o mala señal?

La encomienda sin el mexicano ariete del momento es complicada sólo por la ausencia. Así de drástico. Si a eso le sumamos que lo bien hecho por Escoboza hasta el momento, tampoco aparecerá, entonces los esfuerzos conmovedores tendrán que aparecer para que algo digno surja del plantel. Sólo se espera que Pedro no estorbe. Se presume que las decisiones que deberán brotar para cubrir a los ausentes puedan gestar tal modificación que conduzcan al triunfo.

Los imponderables brotan por necesidad y gratis. No es necesario ir en busca de ellos. A sabiendas de eso y a partir de tal realidad, Santos (si quiere ganarle al Atlante) no debe aportar más problemas al problema de suyo mayúsculo: no tener a Peralta. Todo sea por el bien de la patria y de la salvación de varios muchos millones de dólares que están en el aire si no se acude a Brasil. Ni modo. Así es la jactanciosa realidad. Pedro y los suyos tienen la triple responsabilidad de ganar, de visita y no echar a perder un trabajo aseado que han venido haciendo con Oribe.

Pareciera oneroso que se haga énfasis en las ausencias pero es tan necesario contemplarlas como afirmar que hoy es viernes. Lo obvio no se debe esconder pero tampoco la circunstancia no favorable que a Santos le aqueja debe pasar desapercibida. Podrán declarar que no pesa pero la conciencia tiene mayor peso que la ficción. Nos deben demostrar que son capaces y sabrán ganar en Cancún sin Peralta.