Reseña

¿Al Club Santos le interesa la Selección Mexicana?

Asombra que Justino Compeán haya dicho o aclarado, expresa y directamente, que el único club no asistente a la junta crucial del pasado viernes, donde anunciaron la llegada de Miguel Herrera al mando, haya sido el Santos. Por algún motivo, Orlegi no estuvo presente. Esto, a mí, que conozco algo de los hilos finos, me llama mucho la atención. Pregunto, no afirmo, pero la duda existe. ¿Al Club Santos le interesa la Selección Mexicana?

No quiero pensar, pero lo planteo, que el retiro patronal del anterior dueño de Santos, esté haciendo su nuevo juego ahora en la Selección Nacional. ¿Me explico? Si no me doy a entender, favor de leer entre líneas pero les recuerdo que una marca de cerveza es patrocinador del Tricolor. Si la postura de no interés en el equipo verde grande, es cierta, válida y con algunas razones, entonces la lógica siguiente es retirar a Oribe de la Selección. ¿Nos entendemos?

El momento crítico de México futbol no concede espacios para las posturas de engaños, traiciones, dobles o triples caras. Miembro del comité de Selecciones, ante el evidente fracaso y como parte de él, se desmarca. Algo huele mal. Mucho huele mal. Para no mostrar incapacidad, el desacuerdo formal aparece. No es lo mismo ser empleado de inteligencia deportiva con abundante dinero ajeno, que con escaso dinero propio.

Despreciar abiertamente hoy, en este mes fatídico, a la Selección Mexicana es señal obvia de males mayores, mucho mayores. Parece que es muy fácil saber de futbol con dinero ajeno porque cuando ya es propio y la responsabilidad solicita rendir buenas cuentas, las reversas aparecen. No haber estado en la mesa grande, no haber dado la cara, solicitando clemencia y aportando valores y principios de sana conducta, es indicativo de que el desprecio existe. Es conveniente escuchar ante el país la respuesta, no oficial, sino la verdadera: ¿Al Club Santos le interesa la Selección Nacional?