Reseña

Ciencia es el estudio de las cosas por sus causas

Algo diferente sucedió ayer en todo el mundo futbolero. Sin complicar los números (complicado de suyo) ya había 14 países calificados hasta antes de ayer. Hoy ya se apuntaron 7 más como producto directo de lo sucedido ayer. Faltarían once que cinco de ellos son africanos. Siguiendo la cuenta, quedan pendientes seis plazas, cuatro destinadas a Europa y dos a los repechajes contra los del otro lado del mundo, Jordania y Nueva Zelanda. Como no me he dado a entender, mejor acudamos a demostrar que la ciencia es el estudio de las cosas por sus causas, repitiéndose los fenómenos para poder confirmar los hechos.

Y todo lo escrito antes, ya se complicó todavía más. Pero, vayamos por partes. ¿Qué le pasó a la raza azteca ayer? ¿Y a los pertenecientes a la cultura maya? Si usted no encuentra la relación, será necesario acudir a la geografía porque Honduras, México y Panamá estaban implicados entre la felicidad y la angustia. Si los ahijados de las televisoras mexicanas no están todavía seguros de ir a Brasil, es justo preguntar las causas con sustento científico. No sólo en base a rencores o corazonadas mal paridas.

¿Se puede hacer ciencia? ¿Es factible hacer un estudio a fondo de cada paso dado por México para definir bajo el método científico, por qué le sucedió lo que le aconteció? ¿Alguien se atreve a desarrollar con causas verdaderas, con elementos de juicio, con argumentos y razones sustentables, lo que ha sucedido? Estudiar las cosas por sus causas y repetir los experimentos para demostrar. El futbol mexicano debe estar sometido a este desenlace que puede ser final o fatal.

¿Sólo se trata de erradicar las 5 plazas de extranjeros, o existe mucho más que provoca tanta angustia? Lo sufrido hasta hoy tiene nombre y apellido. A quien no le interese el futbol mexicano, se esconderá. El que realmente le importe el tema, con causas y efectos definidos, se meterá a fondo y actuará en consecuencia. El futbol no está peleado con la ciencia.