PAISAJES DE LA MEMORIA

La crónica urbana en las redes sociales

¿Quién está ahora escribiendo la cronología del siglo XXI? En quince años han sucedido cosas extraordinarias en todos los niveles. Hablemos entonces de la cónica a nivel mundial, del país y regional. “Cómo han pasado los años/ cómo han crecido los Oxxo”: título de nota periodística en red social. En otras palabras: los grandes cronistas actuales están ahí publicando lo que harán y lo que pasa cada minuto; es impresionante.

La noticia envejece muy rápido en los tiempos actuales. Les platicaba a mis alumnos de Comunicación que el primer mundial que vi en mal color, siendo yo un niño aún, fue el México 70.

Hace unos días corrió como pólvora la noticia de la muerte de Joan Sebastian quien se habría fusilado el nombre del integrante de Lovin ‘Spoonful: John Sebastian. Me detuve en la carretera a escuchar aquella grata melodía “Do you Believe in Magic”. Siempre traigo conmigo mis CDs, por su las dudas, en mi lujoso auto.

No viajo ya en avión (costumbre que tanto extraño y que les consta a mis allegados amigos) debido a una situación que le debo a un problema de oído medio. Así que mejor en el asfalto y de extremo a extremo tal como lo decía el comercial de los sombreros: “De Sonora a Yucatán / se usan sombreros Tardán”.

Volviendo al tema: la crónica urbana la están escribiendo y casi sin percibirlo los usuarios de las redes.

Supongo que lo que líneas arriba afirmo no es nada nuevo.

Lo que sí he notado es la fascinante imaginación en la mayoría de los registros: leí un poema del cual entresaco un par de versos: “Te dices poeta maldito y vives de las becas del FONCA. / Te dices poeta maldito y te momas selfies con personajes de baja estofa…”. No sé a cuántos les haya quedado bien la corbata.

Nota aparte: nuestros creadores inverosímiles (que los hay) envidiarían esa capacidad creativa.

Insisto: la noticia ahora envejece en medio minuto. El secreto no está en decirla sino en cómo decirla para hacerla interesante, creo.

Detecté un diario cibernético que hablaba de extrañas comidas y cenas extraídas de un recetario que exige especias que (simplemente) no las hay en todo México. Simulación y mentira, recurso que no merecemos los tuiteros del mundo unidos. En el diario se mencionaban pastas y vinos italianos, además de quesos y pan elaborado de semillas escocesas, etcétera.

Entonces yo que voy en carretera rumbo al norte del país, respondí apenas logré agarrar una red inalámbrica: “Y yo que sólo me alimento con los Hot Dogs del Oxxo”. ¡Zaz!, que me eliminan por burlón pero yo que hablaba en serio. Ni modo. Sí, ahí está una, la crónica no oficial pero igual hay que tener decencia para no alucinar a la maldita sea.

jgsampe@yahoo.com.mx