PAISAJES DE LA MEMORIA

40 años de Los Símbolos Transparentes

Me reencontré con Gonzalo Martré hace poco a través de la gracia de una página electrónica. Quién lo hubiera pensado hace tiempo. Ni en la imaginación más desbordante. Martré me había regalado una de sus novelas, “Coprofernalia” qué leí con mis jóvenes ojos de aquel entonces. 1976, creo. Un par de años atrás apenas, su ya clásico “Los Símbolos Transparentes” (texto que concluyó en 1974) obtuvo, en reñida competencia con una de Jorge Ibargüengoitia, el segundo lugar del Premio Novela México al que convocaba la editorial Novaro y cuyo director era el argentino autor de otro clásico nunca reeditado “La Mafia”, Luis Guillermo Piazza.
El destino de “Los Símbolos Transparentes”, sin embargo, tendría un camino inicial desastroso, tal como se explica en la cuarta de forros y en las solapas de la edición de V Siglos en un tiro de tres mil ejemplares y de 1978, según consta en el colofón.
En un artículo firmado por René Avilés Fabila (El Diario de México / octubre 5 de 1977) releo lo que siempre me pareció una infamia: la editorial Grijalbo había contratado “Los Símbolos Transparentes” de Gonzalo Martré pero no tardó en arrepentirse al considerarla una novela peligrosa. Nada para asombrarse ni ahora ni en la época referida.
Si el lector se interesa en buscar los datos éstos se hallan como información adicional en la misma novela. Entendí muy bien por qué Novaro decidió no convocar más a ese premio a partir de 1976.
Yo, la verdad, ni siquiera me planteaba que en el mundo de la literatura existieran tantos golpes bajos.
Más vale maña y dinero que talento, parecía explicarnos un tranquilo y bondadoso Gonzalo Martré. “Los Símbolos Transparentes” se convirtió así en una novela peligrosa porque trata el tema espinoso y crudo de los (como dijera un periodista al entrevistar a Díaz Ordaz) “consabidos hechos de Tlatelolco”.
Después la editorial Novaro por igual, rescindió el contrato negándose a editar la novela de Martré. Han transcurrido 40 años de la escritura de “Los Símbolos Transparentes” y sigue vigente.
Estoy por enviarle, a su cuenta de FB, este texto a Gonzalo Martré para festejar este gran acontecimiento. Salud, Maestro.