PAISAJES DE LA MEMORIA

Reflexiones sobre la violencia

La violencia –distíngase bien de la agresividad- es un tema que sin estar de moda sigue preocupando a casi todos los países del mundo. Siglo XXI Editores y el Instituto Central Reina Sofía, que desde hace años se ocupa del asunto de la violencia en España, han coeditado estas “Reflexiones sobre la violencia” (2010) bajo la coordinación de José Luis Vera Cortés (antropólogo y doctor en filosofía de la ciencia); Raúl Gutiérrez Lombardo (biólogo por la Facultad de Ciencias de la UNAM); Jorge Martínez Contreras (especialización en de la evolución de primates y homínidos, UAM-I) y José Sanmartín Esplugues (catedrático de lógica y filosofía de la ciencia, Universidad de Valencia, España), estas reflexiones arrojan datos realmente interesantes:
El volumen contiene varios subtemas a los que –pienso- habría que ponerles la debida atención sobre todo por el carácter de la violencia que se ha dado en México en los últimos veinte años, precisamente al momento en que las formas de la comunicación adquieren las variantes de los avances tecnológicos.
Los autores clasifican la violencia así: a) auto dirigida, cuando “víctima y agresor coinciden. Ejemplos: el suicidio y las autolesiones. b) Interpersonal, “cuando la perpetra un individuo o un grupo reducido de individuos contra otra persona”. Ejemplo: el núcleo familiar mismo o la que se da en las comunidades: es una violencia que se da entre gente que no guarda parentesco.
Existe la violencia colectiva practicada por grupos consolidados como el Estado contra organizaciones políticas que sean molestas a los fines de los primeros. Valga la comparación: ahora el Estado no tendrá en la mira a un Jesús Zambrano que representa a la izquierda domesticada.
“La violencia social –explican aquí los autores- es la que se practica por grandes grupos para favorecer intereses sociales sectoriales”.
Luego incluyen a la violencia política que se asemeja a la social aunque aquí se retoma el asunto de las guerras y otro tipo de problemas.
Finalmente está contemplada la violencia económica que (ojo) “engloba los ataques perpetrados por grupos más grandes (acoto: y más poderosos) movidos sólo por el afán de lucro.
De aquí entonces se da una clasificación bastante extensa donde entran los delitos contra la salud, contra el Estado mismo, contra la integridad física, contra los agravios a menores de edad, etcétera.
Habrá que reflejarnos, quizá, es este real espejo.