PAISAJES DE LA MEMORIA

Poe y Hawthorne, conocidos en la FIL gracias al IMAC

Los países Europeos vieron con gran entusiasmo la aportación del Instituto Municipal de Arte y Cultura del H. Ayuntamiento de Puebla, en el marco de la Feria Internacional del Libro, la edición de los clásicos de la literatura policiaca de todos los tiempos. Y es que España o Francia jamás habían escuchado hablar de autores como Edgar Allan Poe, Roald Dahl, Nathaniel Hawthorne y Robert Grave.

En cable que círculo se dice que las autoridades del municipio regalaron una gran cantidad de ejemplares entre los visitantes de la feria del libro más importante de México. Gran aporte entonces.

¿De dónde o cómo se obtienen los derechos de autor para editar a estos monstruos de la literatura mundial? Debe tener mucho poder de convencimiento el responsable editorial, o los derechos ya son de todos o se trata de un pleno fusil. No lo sé, quizá sea una mezcla de todo.

Pero sucede que el señor Presidente Municipal declara así a la prensa. Abro comillas, dicen los académicos: “a traves de los cuentos policiacos (...) se impulsa la cultura de la no violencia y se fortalece el modelo de proximidad social” cierro comillas, dicen los académicos.

Un hecho inédito, de plano. Salvat y otras grandes editoriales se han quedado sorprendidas ante la gratuita distribución de más de ocho mil ejemplares que, al revisarlos más cuidadosamente, llevan en sus planas visibles errores.

Veamos: un experto ve en todo esto la mala formación del diseño, me lo comentó vía red social un buen lector de América Latina hasta Oviedo, lugar donde resido ahora. Entonces, los libros viajan como las personas, le llegó un ejemplar a don Rómulo, el abarrotero de mi barrio y le pedí permiso para echarle un vistazo.

En efecto, la gran aportación del IMAC al mundo lleva gazapos, imprecisiones y omisiones. No creo que estos grandes estuvieran muy satisfechos sabiéndose editados en la enciclopedia mundial de la literatura y enterándose ya que las nuevas ediciones los deforman de alguna manera de manera insalvable.

¿De dónde, se pregunta el abarrotero de mi barrio oviedense, proviene tan ingeniosa e innovadora idea?

No lo sabe.

Pero nada se ha aportado: son textos del dominio público y hay otras editoriales patito que se han ocupado de lo mismo superando la del IMAC.

Es decir: no hay aquí ningún logro, ninguna novedad.

Cualquier estudiante de secundaria o de preparatoria ha tenido a un maestro de literatura que les ha hablado de los autores que incluye este intento novedoso de antología.

Se han distribuido o regalado más de ocho mil ejemplares que nos enseñan que los grandes de la literatura policiaca no merecen un trato como este. ¿Alguien va a responder por las erratas y las omisiones? Ni modo que los traductores, se pregunta mi abarrotero lector acá en Oviedo.

jgsampe@yahoo.com.mx