PAISAJES DE LA MEMORIA

Pájaros y tlacoyos en los alambres

A veces añoro mi máquina de escribir portátil. Lo aclaro mejor: aún uso mi Olympia International que hace años me traje conmigo de Oviedo. La tecnología se ha convertido en un grave problema para quienes no sabemos usarla. Sin embargo el sentido común debería decirnos que todos (todos) estamos en riesgo de ser video grabados en cualquier circunstancia, seamos o no figuras públicas.

El escandaloso caso del director del Diario Cambio de Puebla me ha puesto a pensar en todo esto. Miren: no se da cuenta que está bajo las cámaras de un experimentado Jorge Estefan Chidiac (candidato de PRI a una diputación federal) pidiéndole diez millones de pesos a cambio de unas grabaciones telefónicas que ponen en riesgo (le dice) su carrera política.

Luego voy y escucho esas grabaciones: no tienen nada de extraordinario. No defiendo al político pero creo que ante lo obvio, el periodista queda sin defensa.

Recuerdo a Rueda en Telefórmula pidiendo protección a Ciro Gómez Leyva en lo más álgido del sexenio de Mario Marín. Lo recuerdo expresando que él es un periodista perseguido. No pasó nada.

Y ahora lo veo levantando la palma de las manos repitiendo diez, diez, diez. ¿Diez qué? (abajo se dice millones y a él “yo no vendo Tlacoyos”, cuando se le ofrecen quinientos mil. “Deposita seis a una constructora y ya”, concluye.

No sé en qué desembocará todo esto pero lo que quiero decir es que en los tiempos actuales que corren no debería existir tanta candidez, si la hay. “Caíste en el garlito, Rueda”, leí en un TW.

De las grabaciones y escándalos que se han dado a conocer a la luz pública, desde el señor de las ligas hasta la actual, que ya es un asunto nacional (léase la columna de Julio Hernández López, “Astillero” de la Jornada 26.05.15) las versiones que vienen (me refiero a la defensa del involucrado) son, simplemente, risibles. Digan lo que digan el desprestigio y el queme nadie se los quita ni con el hielo del Polo Norte.

Ejemplo: el periodista dice que Jorge Estefan Chidiac editó el video; que él sólo dijo diez con las manos para recalcarle que no vende tlacoyos.

Vaya, tampoco creo en tanta ingenuidad y menos con el tiempo que lleva en el oficio el maestro Arturo Rueda. Luego ofrece una entrevista a un gacetillero de baja estofa, peor su hundimiento.

Ayer un víctima Rueda con Gómez Leyva, hoy otra vez un víctima Rueda video grabado de manera ilegal. Diez, dice un Meme: son sólo Tlacoyos. Diez pero sin crema, por favor.

jgsampe@yahoo.com.mx