PAISAJES DE LA MEMORIA

Notarías

Hasta donde me ha llegado alguna información, el problema de las notarías que en su historial cargan con un pesado bulto de oscuros malos manejos, se habrán de poner en orden lo más rápido posible a menos que pierdan de vista que, por instrucciones superiores, se ha instalado una guillotina del tamaño de un enorme montículo que puede caerles encima.
Debe ser por eso que me interesa entrar a las páginas electrónicas sólo para ponerme al día. Ayer mismo por la mañana, apareció en las cuentas de Twitter un tema recurrente: las notarías del estado no tienen, ni tendrán impunidad, para cometer delitos o hacer malos manejos aprovechándose de su figura pública.
Inmediatamente hubo respuestas y preguntas: no hay impunidad, se trate de quien se trate.
Y es que, al parecer, se han acumulado las quejas, denuncias y demandas, mismas que llegan inevitablemente a la oficina del Secretario de Gobernación.
Sería muy bueno que se dé esta manera sana (si se es eficaz) de volver transparentes los procedimientos notariales, puesto que la lista de ingenuos e indefensos que han sido engañados por notarios o por los auxiliares de éstos, ha crecido.
Busqué en donde pude valiéndome de la tecnología actual, la Ley de notarías del Estado y en uno de sus primeros artículos se especifica que, antes de todo, el fedatario está ahí (como un servidor público) para dar asesoría a quienes se acercan a ellos a realizar cualquier transacción. En muchos de los casos que se pueden narrar como ejemplo, aquellos donde salta tarde la libre pero salta, nunca hubo una asesoría previa aunque hay que advertir al atento lector que los casos también son muy variables.
A partir de que un periodista publicó un reportaje al respecto en un medio nacional, fui dándole un seguimiento al asunto, siempre guardando la proporción y la credibilidad, porque los modelos para cometer las infracciones son los mismos, es como si ya tuvieran trazado y andado el camino.
De pronto hay personas que adquirieron un bien inmueble y que vieron ante sus ojos, en el momento, documentos supuestamente legales que resultaron nulos, apócrifos.
Lo que yo sé es que ya, desde ahora o desde hace tiempo, se podrá demandar a todo notario que haya incurrido en faltas. No sé en qué terminen las cosas pero el recurso está abierto, esperemos que no sea cortina de humo.