PAISAJES DE LA MEMORIA

La Morisma de Bracho

Otra vez, como lo escribe la poeta Dolores Castro: “A Zacatecas no la olvido ni en sueños”. Y es que desde muy niño veníamos a presenciar la Morisma de Bracho, en  la parte antigua de la ciudad.

Bracho está contiguo al barrio de La Pinta, atrás y bajo el cerro de La Bufa: ahí mismo, donde Juan Pablo II ofició una homilía, se escenifica la gran batalla histórica de los moros contra los cristianos.

El domingo último del mes de agosto todo concluye con el enfrentamiento, aunque son tres días los que se mantienen las festividades.  Algo que siempre me pareció extraordinario: mientras tirábamos las tunas usando las cachas de  los rifles de diábolos, era atrapado el Rey Moro y, al desprenderle la cabeza, le brotaba una paloma blanca, el símbolo de la paz.

Al paso del tiempo la Morisma se ha convertido en un acontecimiento que llama la atención de propios y extraños pues  atrae a una gran cantidad de turistas.

Hace mucho que no presenciaba la Morisma de Bracho porque no coincidía mi estancia acá. En este caso y en este año, la he mirado con mucha nostalgia. Imposible haberme imaginado entonces, hace muchos años, por ejemplo, que alguna vez sobrevolaría el cielo cruel que describió López Velarde en mi propio helicóptero adquirido con años de esfuerzo y de trabajo.

Los reporteros gráficos tomaron una gran cantidad de fotos aéreas.

Coincidí luego con un historiador y cronista amigo mío en un café del Centro Histórico quien de manera verbal, me proporcionó muchos datos  que documentan las festividades de Bracho.

Por modestia me pidió que guardara su nombre en el anonimato.

Es la Cofradía de San Juan Bautista que reúne a miles de personas.

Considerada como una de las más antiguas de la entidad, la Morisma es la representación colectiva sobre la lucha entre moros y cristianos: la manifestación del fervor religioso a San Juan  Bautista. Todo muy colorido entre la pólvora que produce la artillería.

Imposible por el espacio reproducir todo lo que me proporcionó el reconocido cronista zacatecano.

En promedio cada año participan más de doce mil participantes. Los observo desde mi lujoso helicóptero que vuela como los mosquitos de la temporada.

jgsampe@yahoo.com.mx