PAISAJES DE LA MEMORIA

Inédito jurado del CECAP

Lejos de estas planas por sólo unas cuantas semanas he regresado aunque aún esté lejos. Me explico: he decidido instalarme un poco en mi ciudad natal, acá en el Centro Histórico de mi nostálgico Zacatecas. Yo recuerdo mucho aquella frase con la que se despidió Miguel Donoso de México cuando decidió regresar al Ecuador: “Me siento mitad ecuatoriano y mitad mexicano”. Salvando las distancias creo que siento algo similar: he vivido más de la mitad de mi vida en Puebla a donde llegué a estudiar a la universidad invitado por el ex rector Sergio Flores Suárez. Además ya me unen tantas cosas allá.

A veces pienso que las redes sociales son extraordinarias pero también recreo los años y los días en las que éstas no existían. Prometo pronto comentarles a mis pocos lectores que pueda tener, cómo nos las arreglábamos para comunicarnos en aquellos años.

Estuve revisando los resultados de los ganadores de las becas dio a conocer el CECAP en cuento, poesía, ensayo, música, teatro, ejecutantes y demás. Me detuve un poco en la lista que apareció en el rublo de ensayo porque dos de mis ex alumnos que tuve en la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP la obtuvieron.

Sucedió entonces algo absolutamente inédito.

En mi larga vida he sido jurado de diversos concursos literarios y nunca se me hubiera ocurrido declarar, en las abiertas ventanas de un FB por ejemplo, lo que en su prosa tambaleante hizo uno de los brillantes jurados que invitó el FONCA: me refiero al jovenzuelo Iván Ruiz quien terminó diciendo que todos los trabajos que leyó son la mediocridad parlando, que los participantes confunden ensayo con monografías y todo por haber sido egresados de letras de la FFyL, colegio que sólo tiene maestros pésimos y tartamudos (así lo dijo quien también es egresado de ese colegio).

El Pibe Ruiz (con ese acento tan del Cono Sur que se dio como complejo en los setentas) cerró momentáneamente su cuenta de FB al ir leyendo la cantidad de críticas que le llovieron como el granizo de este temporal. Y es que para sustentar su dicho, presumió que publica reseñas en Letras Libres, desdeñando las ediciones universitarias y locales. Lo que no señaló es que, en efecto, publicó en el blog de Letras Libres, cosa totalmente distinta.

Una grandísima falta de respeto, sin duda, para todos los participantes.

jgsampe@yahoo.com.mx