PAISAJES DE LA MEMORIA

Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde

Casi en calidad de enviado especial estoy en mi nostálgico Zacatecas porque ayer mismo, auspiciado por la Universidad Autónoma, algunos ayuntamientos del interior del estado y la revista Dosfilos, dio inicio el Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde.
En esta versión 2013 recibirá un homenaje Óscar Oliva, un poeta de reconocida trayectoria y miembro del grupo La Espiga Amotinada, al cual pertenecieron Juan Bañuelos, Jaime Labastida y Eraclio Zepeda, entre otros.
Ya cuando caía la noche ayer sobre la bizarra capita del estado (palabra de un verso de López Velarde) el amigo Abel (así conocido popularmente el narrador Abel García), nos ofreció un coctel de bienvenida en su propia casa, buen inicio.
Esto que escribo hoy es el principio de una crónica que concluye el próximo día 7 del presente cuando el rector de la máxima casa de estudios, Armando Silva Cháirez, realice la entrega oficial del Premio Nacional de Poesía, mismo que se otorgó a la joven escritora Yamilet Verónica Veyna.
El jurado, integrado este año por los poetas poblanos Mariano Morales, Juan Carlos Canales y Enrique de Jesús Pimentel, decidieron otorgar el primer lugar del certamen a la poeta originaria de Zacatecas por la frescura, la originalidad y el cuidado que hay en cada uno de los versos del libro «la caja de cerillos», título que lleva el poemario.
La tradición del festival lo ha hecho, sin duda, uno de los más importantes del país. Son muchos años de organización: comenzó a mediados de los años ochenta y desde entonces son cada vez más los poetas invitados.
Casi siempre y también obedeciendo a una arraigada tradición se instalaba en el centro de la ciudad la feria del libro que conjunta a una gran cantidad de editoriales; concretamente se llevaba a cabo en El Portal de Rosales, lugar donde se impuso la trasnacional McDonal›s.
Al parecer, me lo explican los jóvenes zacatecanos miembros del #YoSoy132, el señor presidente municipal de la entidad, no lo ha permitido por la presión de McDonal›s quienes han dicho que los libros dan una mala impresión al turismo. ¡Una ciudad colonial donde se permite que se monte una gringada como esta!
Por lo pronto, de acuerdo al comunicado del H. Ayuntamiento, en los próximos tres años no habrá ahí permiso para que se exponga nada a la venta: los dueños de McDonal›s han amenazado con abandonar el estado si el caso se diera y ceden las autoridades del ayuntamiento.
El movimiento #YoSoy132 continuará manifestándose ante la arbitraria medida tomada por políticos chapulines que no han abierto un libro en su vida.
Pero el Festival ha iniciado muy bien y desde aquí continuaremos con la crónica de las actividades diarias.