PAISAJES DE LA MEMORIA

El Boom hizo (finalmente) ¡Pum! en el Imacp

El lunes anterior se dio a conocer oficialmente la renuncia del responsable del área de literatura del Imacp, Jaime Mesa Castelán. Había sido muy criticado en algunos medios por sus irresponsables declaraciones que, sin duda, molestaron a la directora del área cultural, Anel Nochebuena y al propio presidente municipal. Él preparaba el terreno para otra de esas traiciones que acostumbra en su percepción que tiene de la vida. Aquella vez dijo, en una entrevista que aquí, en Puebla, ya había surgido el "Boom de la literatura mexicana".

Pero no se va sin antes escribir en su blog otras sandeces parecidas, o peores. Sospecha que su novela (editada por Alfaguara por razones extra literarias, una "crítica del poder" que nadie ha leído) es la causa de que su labor se haya hecho incómoda en el Imacp. Luego menciona la autosuficiencia de los talleres con la inscripción de 500 alumnos al año. ¡Tenemos 500 escritores ya, lo que jamás se había dado!

Somos Boom porque publicamos en donde quiera, habría declarado irresponsablemente. No se hicieron esperar las rudas críticas al área cultural del ayuntamiento.

Cuando dio a conocer el programa editorial (una editorial que él fundó, de acuerdo en su blog, cosa que no es así), prometió editar grandes obras. Entonces contempló difundir la palabra escrita de los jóvenes y la historia de las casas de Puebla. En realidad ese proyecto no es nada novedoso: lo tomó prestado del Fondo Editorial de la UAP y del propio gobierno del estado.

Total, no renuncia, lo renuncian: su excesiva auto promoción (se atrevió a impartir él mismo un curso de novela), indignó a los trabajadores de la cultura.

El ahora ex director de literatura del Imacp no sabe que nadie es imprescindible. ¿O al presidente municipal le preocupa que hayan quedado inconclusas o por salir a la luz las ediciones que dejó pendientes? No lo creo, tanto él como la directora del instituto piensan en el futuro político que trae 18 meses en su propio calendario.

Los libros del fondo del Imacp (recuérdese que J. Mesa se hizo editor de la noche a la mañana), como aquella clásica antología de cuentos policiacos, ha terminado en los puestos ambulantes domingueros de Los Sapos. Desde los cargos que ha ocupado, Jaime Mesa ha aprovechado las relaciones que le heredó mi noble amigo Daniel Sada para, en efecto, auto promoverse.

Debo señalar que inmediatamente intenta afianzarse al cargo el autor que la proclama "Mi voto por el PRI", el ahora especialista en R. Barthes, R. Martínez Garcilazo. Cuidado, hay focos rojos. Lo bueno es que nos hemos enterado que la plaza se congela, pero los oportunistas venden su alma hasta al diablo.

Siempre esa simulación a la que nos quieren acostumbrar los necios...

jgsampe@yahoo.com.mx