Sin coincidencias

Temporalidad y modalidad de respuesta

Un alto funcionario leal al Presidente, mas no por ello carente de autocrítica, se preguntaba en voz alta: ¿en qué momento se perdió la conexión entre el gobierno de Peña Nieto y la mayoría ciudadana?

El momento, más bien el lapso en el que se rompió esa conexión está más o menos claro. Todavía a mediados de agosto, con el anuncio de la construcción del Aeropuerto de la Ciudad de México, el Presidente y su gobierno estaban en una curva exponencial de logros en función de las metas que públicamente se habían propuesto. Once reformas estructurales y la cereza del pastel.

Con Tlatlaya hay un tropiezo que el círculo rojo recoge, pero no el ciudadano promedio. Eran delincuentes y además todavía no hay a la vista organizadores de manifestaciones callejeras contra las fuerzas armadas. Después, Iguala, 26 de septiembre; la PGR atrae el caso el 6 de octubre, 10 días después, cuando ya no cabe buscar a estudiantes sino a muertos. La cancelación del tren rápido a Querétaro, inseparable de las noticias sobre la casa blanca, junto a la conferencia de prensa del Procurador de la República respecto de Iguala, el viaje a China con peinador de la primera dama y el G-20. Todo en 7 y 8 de noviembre. Respuesta de Angélica Rivera en YouTube al tema de la casa blanca, 19 de noviembre, 12 días después. Nuevamente temporalidad de respuesta con el añadido del sujeto equivocado que da la cara a la opinión pública.

Más allá de la violencia y de sus verdaderos responsables, así como de la presunta corrupción y estupidez fallida del tren chino, el problema es que en Los Pinos parecen desconocer la respuesta rápida. Lo mismo ocurrió con el director general de la Conagua. En lunes de Semana Santa lo captan utilizando un helicóptero oficial para irse de paseo. El jueves de la semana siguiente presentó displicente su renuncia. Diez días después. No hay presidencia moderna que funcione sin un cuarto de guerra real o virtual. Pero es que no confían. Los tiempos y las formas del Edomex son distintos a los de una de las capitales más grandes del mundo y un país de 116 millones de habitantes.

Si la temporalidad de respuesta ha fracasado, las modalidades de la misma han sido igual de equivocadas o peor. Es un lugar común que en el manejo de situación de crisis la mejor lógica del argumento es la verdad. El mismo funcionario que defendió con sólidas razones legales la licitación del tren anunció su revocación dos horas después, sin explicación que no sea la de que mi jefe me lo ordenó y que no convenció a persona alguna con más de dos dedos de frente. La explicación de la casa blanca es estrafalaria y solo genera mayores dudas y peores certezas. La investigación de Tlatlaya apela al olvido. Al renunciar Korenfeld, salió a decirle a la opinión pública que no saben de quién se pierden, sin reconocer la gravedad de la falta que fue solo por ocho minutos. Para matar a alguien se requiere menos de un minuto. No es la duración del delito lo que hace su gravedad. Si la temporalidad y modalidad de respuesta están extraviadas, el guión de la película se perdió desde septiembre y de la épica de una nueva era de reformas se pasó a una farsa trágica de yerros y omisiones. Desde hace mes y medio hay más de 15 subsecretarías vacantes. La administración del tiempo y de los contenidos de la acción política no es precisamente distintiva de los mejores atributos del actual gobierno.

 

valencia.juangabriel@gmail.com