Sin coincidencias

Muchos Méxicos

Decía un viejo mexicanólogo de los Estados Unidos, en la época del Milagro Mexicano, que nuestro país son muchos Méxicos. Eso para cualquier país grande resulta una obviedad.
Lo que no es tan obvio es la distancia  que existe entre realidades y entre puntos de vista respecto de las mismas en lo relativo a temas cruciales de la situación nacional como son economía, seguridad, educación, democracia y justicia, solo por citar algunos de ellos.

Inició el año con un acelerado aumento de precios ya percibido y padecido por el consumidor y con un incremento aún más pronunciado en inflación subyacente. Los indicadores inmediatos y más tangibles no apuntalan las mejores expectativas. A la hora de hacer este comentario el dólar se cotiza a 13.50 pesos, al tiempo que algunas calificadoras empiezan a revisar a la baja sus estimaciones de crecimiento trimestral y
por tanto de crecimiento anual. Continúa el disgusto empresarial por la reforma fiscal; los contribuyentes menores, numéricamente la mayoría, están vueltos locos en búsqueda de acceso a la red y al borde de la opción por la informalidad, en tanto que el SAT sigue empeñado en actualizar su lista de incumplidos y morosos en un país en el que 50 por ciento de la población económicamente activa no paga impuesto sobre la renta ni el impuesto al valor agregado en la venta de mercancías y servicios. Es innegable que existe molestia de la gente en su doble condición de consumidor y causante.

Pero tampoco se puede negar el éxito real, más allá de lo mediático, de la presencia del Presidente de México en el Foro Económico Mundial de Davos. Compromisos de inversión extranjera por más de 7 mil 500 millones de dólares. Es una buena suma así esté distribuida en los próximos años. Reconocimiento y genuinas felicitaciones a Enrique Peña Nieto por la comunidad internacional en razón de las reformas estructurales, especialmente las de educación, telecomunicaciones y energía. Un presidente que no elude ni minimiza el caso de la violencia en Michoacán, pero que supo contextualizarla ante los asistentes al Foro Mundial. Sin ignorar un presente complicado, tal vez a 10 mil kilómetros de distancia, el futuro se ve mucho más claro y promisorio.

De manera simultánea al éxito de México en Davos, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación marcha a la Secretaría de Gobernación exigiendo la abrogación de las reformas a los artículos tercero y 73 constitucionales, se turnan los paros en las escuelas y siguen cobrando.

Se invita a las autodefensas de Michoacán a que depongan las armas y si así lo desean se incorporen a los cuerpos policiacos institucionales. No se desarman y continúan los enfrentamientos “hormiga” aquí y allá a la vez que el Estado mexicano prioriza con fuerza pública, acciones sociales y renovación institucional la neutralización de los Templarios. Por ahora.

La reforma energética provoca estimaciones de bancos y empresas de inversiones anuales para México hasta de 50 mil millones de dólares o más. Apertura plena del sector energético de México y conversión de Pemex en una genuina empresa pública. Se discutió al menos quince años la reforma. Gente inteligente e informada y otros que no tanto alegan premura en la discusión de un tema fundamental y exigen a la Corte revisarla. Otros argumentan algo peor que la pérdida de Texas y la comisión de un crimen de lesa patria. Una discusión técnica y económica en el marco de la deliberación de las leyes secundarias se convierte para algunos en un acto de traición.

Una democracia razonablemente funcional se cambia en cada periodo previo a una elección federal. El Instituto Federal Electoral es administrado no por nueve, sino por cuatro consejeros que se saben desempleados a plazo fatal y la entrega de credenciales de elector tiene un retraso de tres meses.

El PRI, desde el cierto confort del acompañamiento de un partido gobernante, con un gobierno activísimo, con la mayoría de sus gobernadores atrincherados en sus feudos. El PAN en el umbral de una elección de dirigencia con una candidata perdedora, un mediocre y un tercero con la marca, para bien o para mal, de Felipe Calderón. Las izquierdas caminando en círculos en su ya tradicional infierno.

Un tiempo gélido y de 34 grados a la sombra en el Caribe y en la Costa del Pacífico.

Muchos Méxicos.

valencia.juangabriel@gmail.com