Opinión

La hora de igualar

La igualdad, en todos los ámbitos, es lo que puede permitir avanzar en un desarrollo social justo y equilibrado que incida en verdad en los problemas que hemos mencionado como flagelos de las sociedades actuales.

En el marco del VII Foro Ministerial para el Desarrollo de América Latina y el Caribe, realizado en la Ciudad de México este 30 y 31 de Octubre, se contó con la participación de una mexicana ejemplar, Alicia Bárcena Ibarra, Directora Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La posición que esta mujer tan destacada presentó en el contexto del organismo que dirige, se fundamenta en la idea de que es tiempo de buscar la igualdad para todos los latinoamericanos

El panorama para nuestra región no es el más alentador, hay una desaceleración económica en las principales potencias mundiales como Estados Unidos, algunos países Europeos y economías asiáticas como la China, de las cuales nuestra región depende en gran medida por la tendencia exportadora de bienes básicos que tenemos hacia ella.

Esto se traducirá en una disminución del crecimiento económico, un debilitamiento marcado de la inversión y una desaceleración del consumo medio de los hogares.

Por esto, se espera que las economías de América Latina crezcan alrededor de 1.8% en este año que termina y que continúen con esta tendencia el siguiente año, lo que aunado al encarecimiento del costo del financiamiento externo por el aumento en la demanda del mismo, ante la desaceleración, hará que tengamos que ser muy eficientes y eficaces en el gasto para cubrir las demandas sociales.

Con un panorama de gasto contraído no será fácil que sigamos avanzando en la lucha contra el hambre, la pobreza y rezago social, de hecho según los datos de la Cepal hemos sufrido una desaceleración ya en los últimos años en las tasas de descenso de estos flagelos sociales. No obstante esto, de acuerdo a la Mtra. Bárcena podemos salir bien librados de este escenario si hacemos algunos ajustes a nuestras políticas sociales.

“La igualdad es el horizonte, el cambio estructural con empleo el camino y la política el instrumento”. La igualdad de derechos es el fundamento básico del nuevo desarrollo ya que promueve un mayor sentido de pertenencia y por lo tanto sociedades más incluyentes, donde las personas se ven y se entienden como pares y no como clases.

A través de una sencilla ecuación que hace referencia a la sumatoria del Estado-Mercado-Sociedad, la directiva de la Cepal nos dice que la relación de esta tres variables debe ir en nuevo sentido que tiene que ver con: i) Lo público como espacio de los intereses colectivos y no como lo estatal o lo nacional; ii) Acuerdos políticos para un nuevo contrato social e intergeneracional con definición de responsabilidades, protección de derechos y sistemas de rendición de cuentas; iii) Afianzamiento de una cultura de desarrollo colectivo basada en la tolerancia frente a la diferencia y la diversidad; iv) Visión estratégica de desarrollo de largo plazo y desde dentro, que promueva pactos entre actores productivos; y v) Políticas de Estado, no solamente de gobierno o administración, por la vía de las instituciones.

Es claro que en el mensaje de la maestra Bárcena el derecho a la igualdad, en todos los ámbitos, es lo que puede permitir avanzar en un desarrollo social justo y equilibrado que incida en verdad en los problemas que hemos mencionado como flagelos de las sociedades actuales.

En este sentido, tal parece que México a través del Gobierno de la República, que encabeza el Lic. Enrique Peña Nieto, ha dado los pasos correctos al promover que nuestra Política Social de Nueva Generación busque satisfacer derechos sociales que todos como individuos como iguales tenemos, tal como lo señalo nuestra paisana sabemos que es la hora de igualar.