Opinión

Veda Electoral 2015

Con 83 y medio millones de electores y la instalación de más de 152 mil 500 casillas que hacen de esta elección la más grande de la historia en el país, se espera que también sean las más complejas porque la situación en algunas entidades no es favorable, según el presidente del INE, Lorenzo Córdova.

La operación de elecciones a través de una entidad autónoma en nuestro país es relativamente nueva ya que, apenas tenemos poco más de dos décadas con estos procesos. La democracia en México es un ejercicio joven pero, en este tiempo, se han observado diferentes ventanas de oportunidad que han generado una renovación del árbitro inicial, a saber el IFE, hacía un nuevo instituto que es parte de los cambios que se generaron con la reforma político-electoral propuesta por el Gobierno de la República y aprobada por el Poder Legislativo, el nuevo Instituto Nacional Electoral (INE).

Podemos decir que el objetivo general de estos cambios ha sido a grosso modo, como ha señalado el presidente Peña, que todo mexicano tenga la certeza de que su voto cuenta y será respetado. Y este objetivo no sólo implica esta garantía si no también, asegurar que todos los contendientes jueguen en una cancha pareja donde ningún partido, ni orden de gobierno, pueda sesgar las intenciones de voto, así los electores generarán mayor confianza en los comicios y se legitimará al gobierno y a sus instituciones.

Es de vital importancia que los electores centren su atención en las propuestas de campaña para elegir lo que más les convenga y nada interfiera en este proceso o incline la balanza. Y para asegurar que esto se cumpla hace unos días el INE aprobó por unanimidad que a partir del inicio de campañas y hasta el 7 de junio deberá suprimirse o retirarse toda propaganda gubernamental en medios de comunicación, tanto de poderes federales como estatales y municipales.

Cabe mencionar en este punto que se incluye aquí a todos los portales de los entes públicos en internet para que se abstengan de difundir los logros de gobierno, así como referencias visuales o auditivas a las frases, imágenes o símbolos que pudieran entenderse como propaganda política, electoral o personalizada.

 Algo muy importante es que esta veda electoral no debe utilizarse para generar opacidad en algunas áreas de gobierno como son Salud, Educación, Protección Civil y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que por decir, debe llevar a cabo campañas de cuidado y prevención de accidentes en el sistema carretero de nuestro país como puede ser la que se lleva en estas vacaciones de semana santa; o programas de prevención del embarazo y algunos como los generados por fenómenos naturales que están dentro de estas áreas no podrán suspenderse.

Este año se elegirán  500 diputados federales, y en 17 entidades se renovarán nueve gubernaturas, más de 600 diputaciones locales y alrededor de mil ayuntamientos. Este no es un trabajo menor como podemos observar y sin duda implica un gran reto para un INE que está buscando a través de su legitimación hacer que los votantes ejerzan su derecho y elijan lo que crean adecuado a sus preferencias.

Así, con 83 y medio millones de electores y la instalación de más de 152 mil 500 casillas que hacen de esta elección la más grande de la historia en el país, se espera que estas también sean las más complejas porque la situación en algunas entidades no es favorable, como lo ha mencionado el presidente del INE, Lorenzo Córdova. Desde 1917 no han dejado de celebrarse los procesos electorales que corresponden a nuestro país, se han anulado elecciones pero no dejado de hacer por presiones de grupos sociales.

El reto es mayor pero como también lo ha dicho el presidente consejero apelamos a la vocación democrática de la sociedad de permitir, en consecuencia, que los procesos electorales, que son el momento preciso donde los derechos electorales se concretan se lleven a cabo sin problemas.

Es tiempo de demostrar que en México la voluntad de las mayorías es la fortaleza de nuestra joven democracia.