Opinión

Reforma energética, la última fase

Esta semana se llevaron a cabo los cuatro dictámenes energéticos por los cuales se impulsan los cambios necesarios para tener una legislación que haga operativa la reforma energética presentada por el ejecutivo. La Comisión de Energía ha aprobado para su discusión en el pleno de la Cámara de Diputados, la próxima semana, las últimas leyes propuestas por el Senado en materia energética.

Temas tan importantes como la forma en que se espera la iniciativa privada participe en el sector de hidrocarburos, el diseño de las leyes que protegerán el medio ambiente de estas nuevas intervenciones para maximizar la producción energética en el país, la forma en que las energías renovables se insertan en esta nueva etapa de suficiencia energética, el marco legal reglamentario en materia energética y la forma en que Pemex y CFC pasaran a tener autonomía, una autonomía que para muchos es necesaria para la subsistencia de estos sectores en lo público ante el embate de la competencia internacional.

Ante este panorama mucho se ha hablado esta semana de cuáles cambios se visualizan como favorables y cuáles no como por ejemplo, que la transformación de PEMEX y CFE en empresas productivas puso en la mesa la conversión de pasivos laborales en deuda pública con lo que se ha dicho que los mexicanos obtendremos esa deuda aunque debemos de pensar que si estas empresas son del estado, la deuda ya pertenece al mismo.

La propuesta del gobierno de la República no es endeudar a los mexicanos si no por el contrario, es asegurar un piso parejo para que en esta nueva etapa nuestras grandes industrias energéticas tengan las mejores condiciones para lograr los objetivos de dar mejor servicio, calidad y precio a todos los mexicanos.

La autonomía de estos sectores que tanto se ha buscado en el pasado, para lograr eficiencia y eficacia en la operación de estas dos grandes empresas, hoy apunta a ser una realidad. Todo cambio implica romper condiciones del pasado y por tanto es necesario tener la disposición para dejar de lado viejas prácticas. Confiamos en que la aprobación de las disposiciones legales en el pleno de la Cámara de diputados la próxima semana, dará a todos los mexicanos mejores condiciones en materia energética para elevar el abasto y calidad de los energéticos del país, y mejorara los precios de la mayoría de ellos con lo que se dinamizará la economía, se fortalecerá la competitividad y la productividad, lo que deberá traducirse en beneficios económicos palpables para todos nosotros.

En la ruta trazada por el gobierno de la República se va avanzando y se concreta, es lógico que a corto plazo no se vean resultados tangibles pero creemos que esta es la adecuada para cimentar los cambios que nuestro país requiere para en el mediano plazo tener la economía que nos permita generar las oportunidades de desarrollo que todos los mexicanos buscamos y esperamos, el futuro depende sólo de nosotros.

 

http://twitter.com/liebano