Opinión

Fortalecimiento al Estado de Derecho

Las acciones enunciadas por el presidente Enrique Peña Nieto la semana pasda buscan el fortalecimiento de las capacidades institucionales en los tres niveles de gobierno.

Dice un viejo adagio popular que a grandes problemas grandes soluciones.

La abominable monstruosidad que representa socialmente el caso de los estudiantes  de Ayotzinapa desaparecidos en el Estado de Guerrero no podía más que demandar cambios de fondo en la forma en que se entiende y desarrolla el Estado de Derecho en nuestro país.

En un mensaje a la nación el Presidente de México, el Licenciado Enrique Peña Nieto, anunció cambios sustanciales en materia de justicia con el objetivo de evitar situaciones tan lacerantes como la mencionada desaparición de estudiantes en Guerrero.

A través de 10 acciones concretas se espera que el sistema de justicia, la persecución de delitos y el respeto a los derechos humanos mejoren en sus debilidades para fortalecer un Estado de Derecho eficiente para todos los mexicanos.

Desde una Ley anti-infiltración del crimen organizado para los municipios; la definición de competencias en combate al delito por nivel de gobierno; la generación de policías estatales únicas con la consecuente desaparición de las policías municipales; un teléfono único para denuncias y emergencias; hasta la generación de un cuerpo especializado para potenciar los derechos humanos a la justicia (es decir la justicia ciudadana que cuida al consumidor y a las personas en sus actividades diarias); y con el combate a la corrupción y el seguimiento a la rendición de cuentas y la transparencia; las acciones enunciadas buscan el fortalecimiento de las capacidades institucionales en los tres niveles de gobierno.

Teniendo como marco la coordinación y la participación ciudadana esta agenda debe de apoyar la reconstrucción de los procesos sociales que se han perdido en nuestro territorio. Loable sin duda el esfuerzo por parte del ejecutivo federal en materia de justicia y derecho aunque este anuncio contiene un elemento que complementa el objetivo de esta iniciativa y que merece ser mencionado.

Una vez anunciadas las acciones el Presidente hizo hincapié en que la debilidad institucional de las entidades se debe en gran parte a que el desarrollo no se da de manera equitativa en el territorio nacional.

El ingreso per cápita de los tres Estados sureños de Guerrero, Oaxaca y Chiapas es de los más bajos en el país y tal parece que la falta de oportunidades ha condicionado al atraso y a la vulnerabilidad de los derechos sociales.

Así, entendiendo que los componentes de la política no son elementos excluyentes sino complementarios, se ha anunciado la creación de tres zonas económicas especiales para detonar el crecimiento económico de la región sur, a saber estas son: el corredor interoceánico, que busca conectar a través del Istmo de Tehuantepec el Golfo de México con el Pacífico; el Puerto Chiapas en la zona costera de Tapachula; y el Puerto Lázaro Cárdenas que atenderá municipios en su zona de influencia de Guerrero y Michoacán.

El modelo de zonas económicas especiales ha funcionado en el mundo; los cambios enunciados en materia de justicia reforzaran el Estado de Derecho; es necesario entonces entender que los cambios sucederán en diferentes plazos y tenemos como sociedad que dar un voto de confianza al desarrollo de esta estrategia.

El Presidente se ha comprometido con la responsabilidad de hacer justicia y fortalecer el Estado de Derecho, con mejorar la economía de los más vulnerables para impulsar su desarrollo, la mesa esta puesta para que como sociedad contribuyamos a este nuestro futuro común.