Opinión

Ciudad Acuña: Una llamada de alerta

Un tornado azotó a Ciudad Acuña en el estado de Coahuila, la frontera con los Estados Unidos, dejando daños en más de 700 viviendas y en la infraestructura básica de la ciudad, así como a numerosos autos y bienes personales que arrastró a su paso, aunque, sin duda, lo más importante es que dejó más de 12 personas muertas a su paso.

Tal parece que lo dicho en el mundo sobre los procesos de cambio climático, que se dicen inducidos por los seres humanos, cada vez son más visibles y no se hacen esperar al futuro como se pensaba, los estamos viviendo.

Los procesos naturales del planeta hacen que cada determinado tiempo el clima cambie y configure regiones de forma distinta a como las conocemos pero, es un proceso que dura años y por tanto es imperceptible para muchas generaciones. Sin embargo hoy se dice que el mundo está en una fase de aumentos drásticos de temperatura inducidos por los gases arrojados al medio por la combustión de recursos fósiles, especialmente dióxido de carbono (CO2).

Este calentamiento global ha generado un deshielo de los polos que ha reconfigurado, en un periodo corto del tiempo, el clima de muchas partes de nuestro planeta. Hambruna, derretimiento de los polos y sequía son algunos de los efectos del aumento de las temperaturas en el mundo.

Hay muchos efectos esperados por este fenómeno y desafortunadamente existe consenso en que quienes sufren principalmente estos son, los más vulnerables con lo que la desigualdad social es un posible resultado a considerar con esta realidad que nos alcanzó.

Hace apenas unos días nuestro territorio ha sido el escenario de un fenómeno natural poco común por el tipo y por la magnitud con que se presentó. Un tornado azoto a Ciudad Acuña en el estado de Coahuila, la frontera con los Estados Unidos, dejando daños en más de 700 viviendas y en la infraestructura básica de la ciudad, así como a numerosos autos y bienes personales que arrastró a su paso, aunque, sin duda, lo más importante es que dejó más de 12 personas muertas a su paso.

Un fenómeno atípico en un una hora que tomó por sorpresa a los habitantes de esta ciudad provocó estos resultados que lamentablemente costaron vidas humanas.

Decía Antanas Mockus, ex Alcalde de Bogotá, que cualquier esfuerzo valía la pena si esto lograba salvar una sola vida humana porque el valor de una vida es algo que no se puede cambiar.

En este sentido es claro que ante este tipo de eventos se debe buscar hacer lo necesario para prevenir que se sigan teniendo los efectos observados. Los Sistemas de Protección Civil se vuelven entonces elementos clave para todos los países ya que, a través de ellos, se debe de generar una estrategia precisa y clara que permita visualizar zonas vulnerables relacionadas con la ocurrencia de posibles fenómenos naturales.

Si bien el gran problema de estos eventos es que es muy difícil predecirlos, se han desarrollado tecnologías que ayudan a obtener datos para diagnósticos de riesgos: tecnología satelital e informática.

Algunas acciones propuestas para prevenir los impactos del cambio climático son: instrumentar sistemas de alerta temprana, programas de cultura de protección civil a todos los niveles y normas de construcción que consideren las tendencias y variaciones del clima.

A saber, desde 1960 la Unesco desempeña un papel activo, sobre todo en materia de prevención: prevé los riesgos, presta apoyo a los programas científicos y contribuye a la elaboración de proyectos de preparación contra los desastres.

Y a pesar de esto han sucedido fenómenos de gran impacto para la humanidad, sólo recordemos que un Tsunami en 2004 cobró en pocas horas casi 300 mil vidas humanas.

Tal parece entonces que Acuña es una llamada de alerta muy a tiempo para fortalecer los sistemas de protección civil así como la cooperación internacional en la materia para estar, en las mejores condiciones, de prevenir y atender lo que hoy es nuestra realidad, un mundo con fenómenos naturales atípicos sucediendo en cualquier lugar.