Opinión

La CNDS como instrumento efectivo de orientación en la Política Social del país

La Cruzada Nacional contra el Hambre ha marcado las pautas de actuación de las instituciones locales y federales para alcanzar los objetivos de la Política Social de Nueva Generación, impulsada por el Gobierno de la República a través de la Secretaría de Desarrollo Social.

El arranque de la ejecución de las reformas estructurales, ha comenzado a convertir las ideas en primeros resultados. Si bien es cierto que las grandes transformaciones conllevan complejos procesos de coordinación, articulación, y sobre todo, de implementación, los esfuerzos que se han hecho en distintas entidades federativas, el esfuerzo que se ha hecho desde el Gobierno de la República, y que ha sido acompañado por organizaciones de la sociedad civil, están consolidando las condiciones indispensables para el éxito de las reformas.   

La Cruzada Nacional contra el Hambre, que es una ambiciosa estrategia de coordinación y articulación interinstitucional, ha marcado las pautas de actuación de las instituciones locales y federales para alcanzar los objetivos de la Política Social de Nueva Generación, impulsada por el Gobierno de la República a través de la Secretaría de Desarrollo Social.

Un ejemplo interesante, son los trabajos de coordinación institucional emprendidos por la Comisión Nacional de Desarrollo Social (CNDS), un foro institucional creado por la Ley General de Desarrollo Social, que reúne a los tres órdenes de Gobierno y al Congreso de la Unión para discutir y proponer políticas públicas de desarrollo social, bajo criterios de integralidad, transversalidad y concurrencia. La razón de ser de esta Comisión Nacional consiste en consolidar el federalismo bajo bases de coordinación, colaboración y concertación de estrategias y programas de desarrollo social, bajo la coordinación de la Sedesol, correspondiendo a la Subsecretaría de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional, la Secretaría Técnica de este importante Foro.

En este sentido, el pasado jueves 19 de marzo la CNDS celebró su primera sesión ordinaria del año 2015, donde se presentaron los primeros avances de las actividades de coordinación y vinculación interinstitucional para atender el problema de la Desnutrición Infantil en Chiapas; la prevalencia del fenómeno de la Sequía en Michoacán y la implementación del Programa Nacional contra la Sequía (Pronacose) para prevenir sus efectos sociales y a la producción; la necesidad de instrumentar esquemas de Desarrollo Social  Regional en la zona de la Huasteca en que colindan los estados de Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí y Tamaulipas, así como la prospectiva para este año de la importante estrategia en torno al Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) ramo 33, el principal instrumento financiero para atender las carencias sociales con que cuentan los gobiernos locales en México.

Cabe señalar que a esta primera sesión ordinaria asistió la Coordinadora Nacional del Programa Prospera, la Ing. Paula Angélica Hernández Olmos, quien ha mostrado una abierta disposición a establecer nexos de colaboración con la CNDS, para que a través de los gobiernos estatales en coordinación con la federación y los municipios, se fortalezca a la instrumentación del componente productivo de la política social.

En este ánimo del federalismo social, el estado de Oaxaca hizo un llamado a los integrantes de la CNDS para atender el problema de la roya del café, una plaga que está afectando sensiblemente los cafetales de los estados más importantes en la producción de éste, y que la sustitución de toda esta planta implica un esfuerzo interinstitucional.  En este sentido, se acordó conformar un Grupo de Trabajo integrado por distintas áreas del Gobierno de la República, encabezados por Sedesol y Sagarpa, para coordinar los esfuerzos tendientes a la rehabilitación de los cafetales afectados y los efectos que ya se sienten en los bolsillos de los pequeños productores y en la calidad de vida de sus familias de los principales Estados productores del aromático como son Puebla, Veracruz, Chiapas y Oaxaca.

Como se aprecia de estos ejemplos, la coordinación interinstitucional articulada a partir de la figura de los responsables de la política social, han respondido a la propuesta de la Secretaria Rosario Robles de romper con la idea del gobierno archipiélago, de que cada Secretaría es una isla. Se ha formulado una política social basada en la coordinación interinstitucional entre los tres órdenes de gobierno, cabal y honesta, como medio de enfrentar los grandes retos de disminuir el hambre, la pobreza y lograr una verdadera inclusión social en nuestro país.

La CNDS seguirá encaminando los esfuerzos para que estos trabajos se conviertan en instrumentos eficaces para establecer mejoras continuas en la aplicación de los recursos públicos y obviamente llegar a los objetivos comunes que nos hemos propuesto para el desarrollo social y de esta manera concretar los postulados que en la materia ha propuesto el presidente Enrique Peña Nieto para lograr, al fin, Mover a México.