Las posibilidades del odio

El peor grupo del mundo

No hay que darle muchas vueltas, el arte se sustenta en la experiencia sensible; vamos, se tiene que sentir algo ante el estímulo. No siempre nos conduce a sensaciones y sentimientos agradables, por eso es que no trata únicamente de lo bello –como se predicó durante años-. Pero no es sustituible que nos emocione, que potencie nuestro estado de ánimo; ello en la música es esencial (porque incluye también a la tristeza y el dolor).

Pero esta historia trata de una banda de rock que ha hecho un disco acerca de lo que implicaba ser y militar en una banda de rock en España a partir de los noventa. Y ello tiene mucho de un acto de nostalgia, de rememorar esos románticos “buenos tiempos juveniles”. Pero para eso hacen falta buenas canciones que hablen de la propia historia de los protagonistas. Si nos ponemos un poco serios diríamos que estamos ante un asunto de meta-rock, es decir, la historia y condiciones del rock desmenuzadas y recreadas desde su propia escena –española en este caso-.

Pero para que esto se explique fácilmente, citemos el comienzo de “El peor grupo del mundo”, tema que cede su gran título al octavo álbum de los barceloneses Sidonie:

“Laura solo sabe tres acordes/ Viste como los Ramones/ Tiene esa rabia punk.

Óscar toca un tema progresivo/ Con un solo excesivo/ De imaginario medieval.

Los dos están en el local/ Destrozando una canción/ Del primero de los Doors/ Está claro, lo que ahora necesitan/ Es encontrar a un teclista/ Que tenga imagen y una vida maldita”.

¿Qué hace una guitarrista novata intentándolo con un colega amante del virtuosismo progresivo? Lo que priva es la pasión por el rock… y eso basta. Entonces resaltemos el aspecto narrativo de la historia convertida en canción y dejemos que continúe.

“Alex se presenta en la prueba/ Maquillado y con hombreras/ Y un gran sintetizador.

Lo suyo es el tecno primigenio/ Su ídolo es Brian Eno/Todo empieza a encajar.

Y ahí es donde aparezco yo/ Un cantante perdedor/ Mucha pose y poca voz”.

Es una pieza llena de sentido del humor, ironía y capacidad tanto de evocación y autocrítica… lo que no abunda en el mundo. Y es que regresar a los comienzos azarosos y rústicos de unos músicos guiados sólo por su instinto nos llena de ese amor por el pasado, sus limitaciones pero también a esas pulsiones maravillosas llenas de espíritu adolescente. Ese vocalista recién llegado –que narra la canción- no puede sino reconocer:

“Ellos son lo peor del mundo/ Pero ayer algo sentí, no lo puedo definir/ Se parecen tanto a mí/  Ellos son un diamante en bruto/ En la sala solo yo lo entendió/ Y se enamoró del peor del peor grupo del mundo”.

Sidonie viene tirando desde finales de los noventa y vivieron aquel esplendor del indie, se instalaron en los grandes festivales y en la radio, pero también vivieron su declive y jamás cesaron en su esfuerzo. “El peor grupo del mundo” los ha devuelto a la atención mediática masiva. Esa fotografía sonora de época ha tenido su impacto. Es un disco valioso, al que han sabido acompañar de un texto muy inteligente y apropiado; algo muy poco frecuente en el gremio y que arroja mayor luz a la comprensión del asunto y del que a continuación muestro una parte.

“- Paul, somos El Peor Grupo Del Mundo – le dijo John Lennon a su compañero cuando los Beatles fueron rechazados en una audición para la discográfica Decca.

– Los grupos de guitarras no se llevan – les dijeron.

Al cabo de unos meses, cuando la disquera se dio cuenta del ahora famosísimo error, ficharon a los Stones, el definitivo grupo de guitarras.

– Los New York Dolls son como unos Rolling Stones de pacotilla – dijo el presentador Bob Harris en relación a la primera actuación televisiva del grupo, en el programa The Old Grey Whistle Test de la BBC, en noviembre de 1973. Al día siguiente, Morrissey, el futuro cantante de los Smiths, que había quedado deslumbrado por aquella banda, fundaría el primer club de fans de los Dolls en Manchester. Y aquellos cinco chicos vestidos de prostitutas se inventarían el Punk Rock. ¿Sigues pensando que son El Peor Grupo Del Mundo, Bob?

– Éste debe ser El Peor Grupo Del Mundo – se dijo el promotor del primer concierto de Queen en Londres, donde no consiguieron convocar a más de diez personas contando a las novias, a los amigos y al mánager.

Además, aquella noche el grupo tuvo la desfachatez de presentarse a la sala en limusina, para darse aires de divas del rock.

Cuando, tiempo más tarde, el mismo promotor los quiso volver a contratar, Queen ya era número 1 hasta en lugares tan exóticos como Japón y, por supuesto, llegaban a los recintos no en una sino en cuatro limusinas.

– ¡¡¡Que sea la última vez que me llevas a ver a un grupo así!!! – le dijo un amigo a otro después de que los dos asistieran a una de las primeras actuaciones de los Ramones en el CBGB. El amigo se indignó al ver a esos cuatro elementos haciendo un espectáculo de menos de veinte minutos, con retorcidos homenajes a las girl groups de los 60, tocando a una velocidad despiadada y vestidos con chupas de cuero.

Al día siguiente, los dos quedaron otra vez para ir a verles. Se habían enganchado a El Peor Grupo Del Mundo.

– Algunos piensan que somos El Peor Grupo Del Mundo – nos dijo un día Marc Gili, cantante de Dorian, cuando estos empezaban. – Pero yo sé que vamos a llegar – afirmó. Sólo fue necesario mirar a sus ojos para creer en sus palabras.

Ahora es difícil no verles en lo alto de un cartel de cualquier festival nacional, y cada día tienen más público en México.

 El Peor Grupo Del Mundo es el nuevo disco de Sidonie. El octavo.

Es un disco de pop que habla del pop. Es el pop dentro del pop. Es nuestra declaración de amor a todos los grupos que admiramos; un Os Queremos en forma de disco. También es un recordatorio de lo que somos y siempre hemos sido: fans.

Antes que músicos somos fans. Antes que artistas somos fans”.

¿Haría falta decir algo más para que le presten atención al disco? Pues resulta que “Carreteras infinitas” también es un trallazo memorable. Menciona a Morrisey, The Smiths, el Festival Primavera Sound, Los planetas y Jota, su cantante. Lori Meyers y otros tantos grupos españoles. ¡Esto es una gozada! 

“Hoy estoy tan bien/ Que algo malo me tiene que suceder/ Que alguien alargue esta enajenación/ Con algún fármaco y con buen licor”.

Lo dicho es sólo rock and roll… pero nos gusta e intoxica. La gloria.

circozonico@hotmail.com