Las posibilidades del odio

Raúl Anguiano y Corina Martínez juntos en un libro

Hoy por hoy, la edición de libros de arte es todo un acontecimiento; una excepción ante el complejo panorama editorial que priva en México. Es por ello que las grandes instituciones educativas tienen que asumir sus tareas y enfrentar los retos que implica la difusión cultural. En este caso el Instituto Politécnico Nacional se encargó de desarrollar Raúl Anguiano –viaje onírico de una vida-.

El volumen de pasta dura se remonta a la exposición del mismo nombre que se montó durante 2015, en el marco del centenario del natalicio del artista jalisciense, y que incluía la recreación digitalizada del mural Evolución del IPN a través de 70 años, que quedó inconcluso en las instalaciones de Zacatenco.

El espléndido libro acaba de ser presentado como parte de la FUL –que organiza la UAEH-. Dentro de su contenido se incluye una entrevista de la periodista y promotora cultural hidalguense Corina Martínez, que plasma perfectamente a quien fuera pintor, muralista y grabador, nacido en Guadalajara y fallecido en 2006 en la ciudad de México.

Anguiano alcanzó gran notoriedad exaltando la estética indigenista y es, de hecho, La espina, su obra más popular. El uso reiterado de dicha temática también lo colocó en el centro de intensas polémicas referentes al tipo de imágenes que México ofrecía al resto del mundo y en las que imperaban la pobreza y la marginación.

El también fundador  del Taller de la Gráfica Popular (1938) se dio a la tarea de diversificar sus técnicas, variedad de temas e intereses plásticos para no encasillarse. A continuación ofrezco una conversación alrededor de Anguiano con la encargada del Fomento al Libro y la Lectura en la Universidad de Hidalgo y responsable del programa radiofónico Desearte, que se transmite en la estación de dicha entidad educativa.

Conocer a una personalidad como Raúl Anguiano es algo que no se da todos los días. ¿Recuerdas cómo fue el día que conviviste con él por vez primera? ¿Ya eras admiradora de su trabajo?

Lo conocí en la UAEH; inauguraba una exposición de su trabajo en grabado que se resguarda en el Museo Nacional de la Estampa. Desde luego conocía su trabajo pictórico, pero en estampa ignoraba lo bueno que fue sobre todo para la litografía.

Colaboraste con él en varios proyectos. ¿Cómo funcionaba la relación?

Fuimos amigos; yo le agradezco que nos haya tomado en cuenta para compartir con él acontecimientos memorables, por ejemplo el día que recibió, de manos del Presidente de México, el Premio Nacional a las Ciencias y Artes, en donde la entrega es restringida para 10 invitados por premiado y yo fui una de sus elegidas.

¿Qué es lo que los animaba a emprender cosas juntos?

Soy una mujer orgullosa de sus orígenes, de ser mexicana, hidalguense, pachuqueña; el Maestro Anguiano era un libro viviente de historia de nuestro país. Fue testigo de tantos eventos por los que como mexicana me siento orgullosa que al conocerlo quería que me platicará cada vez más; él reconocía en mí ese gusto de ser mexicana.

¿Cuál de todos ellos te dejó más satisfacciones?

Nuestra relación laboral fue siempre puntual. Empecé por llevar posibles clientes a su casa-estudio por dos años hasta que un día le llevé de regalo un grabado de Botalín; le interesó mucho la técnica con la que estaba realizado y me dijo que quería platicar con mi esposo. A partir de ese encuentro, Botalín le imprimió en su taller (Trapiche) varias obras, creo que fueron ocho, la verdad es algo que como familia nos dejó muy buen sabor de boca.

Además de lograr que en la UAEH se le reconociera su trabajo, su amor por Hidalgo y por la misma Universidad y que se le otorgara el título Doctor Honoris causa.

¿Cómo fue qué se dio la entrevista que ahora aparece en el libro? Seguro se utilizó para tu programa de radio. Podrías abundar sobre aquella ocasión

Precisamente en 2004 que se le distinguió con el Honoris Causa, le pedí realizar una entrevista para transmitir en Desearte; desde luego que accedió con gusto. Sin duda es todo un logro que se haya retomado para una publicación auspiciada por el IPN.

¿Cuál es tu opinión acerca del proyecto? ¿Lo hubieras realizado de otra manera de estar en tus manos?

Para mí es un honor que esté publicada en un libro conmemorativo del 80 aniversario del IPN; fue una sorpresa que la Dra. Iris Santacruz me pidiera la entrevista para este ejemplar de colección. Desde luego que accedí de inmediato y ahí está; es una versión editada porque fue mucho más larga.

Es una entrevista que transcribí y se publicó en el diario Plaza Juárez hace algunos ayeres; sentía que era buena entrevista y hubiese querido se publicará en un libro editado por mi UAEH, pero esto no fue posible, sin embargo estoy muy contenta porque al fin se publicó en una edición importante.

Se trata de un artista que también tuvo sus críticos, pues se decía que explotaba una visión un tanto turística de los indígenas. También se decía que sobreexplotó la mexicanidad. ¿Cómo veías a la distancia estos cuestionamientos?

Como ya comenté Anguiano era un mexicano muy orgulloso de su país; fue fundador de proyectos como el Taller de Gráfica Popular al lado de Leopoldo Méndez, Alfredo Zalce, Pablo O’Higgins y Fernando Castro Pacheco y fue miembro fundador de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR). Perteneció a la segunda generación de muralistas, integrada también por Jorge González Camarena, Federico Cantú Garza, Juan O’Gorman y Luis Vizuet. Fueron tres movimientos que en su momento de surgimiento trataban de transmitir los valores de nuestra nación, sus costumbres y sus luchas; creo que Anguiano continuo durante toda su vida siguiendo ese criterio.

En sentido contrario, ¿cuáles son las aportaciones que más aprecias de Anguiano? ¿Qué es lo que más te gusta de su trabajo?

Su pintura de caballete, sus litografías y desde luego sus murales; todo su trabajo me gusta, incluyendo la parte surrealista –muy diferente del resto-.

En Hidalgo no es sencillo obtener el reconocimiento institucional y periodístico; ¿Crees que ha sido justamente valoradas y apreciadas tus aportaciones a la promoción del arte y la cultura en el estado?

Mi trabajo es para el disfrute y deleite de la sociedad, para el reconocimiento de los artistas que confían en mí para promocionar su creación; la mejor satisfacción que tengo es el reconocimiento de los artistas.  

¿No has pensado en preparar un libro que compile las entrevistas más destacadas de tu programa radiofónico? Ya lleva muchos años al aire.

Efectivamente, el próximo año cumple 15 años y espero se pueda publicar un libro que de fe de las grandes personalidades que han compartido con nosotros su quehacer. Espero poder terminar de transcribir las entrevistas que son muy valiosas. Estoy en ello.

circozonico@hotmail.com