Las posibilidades del odio

Las 50 mejores canciones del rock (según Playboy México)

En la larga e ilustre historia de la revista del conejito ya existían a nivel internacional antecedentes de números especiales de música (incluso uno con Robert Smith de The cure en portada), pero en su versión mexicana no se habían arrojado a la aventura y ahora se dio la ocasión propicia.

No es un asunto menor señalar que Playboy no sólo contiene fotografías de mujeres hermosas, es de sobra conocida su política por invitar a destacados autores que cubren amplios aspectos de la vida social y la cultura.

Issac Asimov, Norman Mailer y Jack Kerouac se cuentan entre los escritores de fama internacional que allí publicaron.

Resulta pues muy afortunada la incursión nacional en material de música -con especial énfasis en el rock-. El número 149, correspondiente a marzo, es, desde ya, una edición de antología. En su portada aparecen los Molotov posando junto a 4 playmates de alta categoría. Por supuesto que se incluye una entrevista llena de declaraciones candentes.

El grupo está cumpliendo 20 años de existencia y promociona su nuevo disco

“Agua maldita”.

Por si fuera poco, ofrecen una entrevista con José Madero, el cantante de Panda al que se le ocurrió escribir -o mandar escribir- un libro llamado “Pensándolo bien, pensé mal”.

Tal lectura enciende inmediatamente La hoguera de las vanidades. Y en otras cosas más amables presenta el texto “Rock City Tours -las paradas del viajero musical”-;

¿Quién no quisiera turistear rockeando? No son pocos los buenos momentos que depara dedicarle atención, pero la verdadera bomba viene por otro lado. Todo un acierto editorial el de Arturo J. Flores para convocar a más de una treintena de periodistas, locutores, músicos, promotores y escritores para llevar a cabo el ejercicio democrático que arrojaría las 50 mejores canciones de la historia del rock (y que también se pueden escuchar en su cuenta de Spotify).

Seguí el proceso con emoción y anticipando que tales prácticas no siempre llevan a los mejores resultados. Arthur nos compartía ciertos avances por las redes sociales e iba creando expectativa progresivamente. Nadie puede poner en tela de juicio los argumentos profesionales de cada uno de los participantes; todos cuentan con una vasta experiencia en la materia, pero al final pasa que quedaron nominadas canciones cuya calidad no les merece tan agraciado sitio.

Por supuesto que para conocer la lista completa los invito a hacerse de su ejemplar, que también contiene la historia de Adanowosky y su video nuevo con una estrella porno. Pero ejerzamos Las posibilidades del odio y demos prioridad a señalar algunas de las más tremendas sobrevaloraciones resultantes.

Consideremos que se tuvieron que hacer 5 grandes categorías, que obviamente resultan un tanto abruptas -no podían darse de otra manera-. Aunque las más encendidas polémicas se concentran en la que corresponde al rock en español. Es inevitable pensar que a los nominantes les gana el chauvinismo -ese nacionalismo ramplón-. Una canción tan rascuacha como

"Triste canción" de El tri se cuela hasta un inmerecido octavo lugar. Uno tampoco se explica la razón de que "Tren al sur" de Los prisioneros saltará hasta el segundo sitio. No es ni la mejor canción ni la más trascendente del grupo encabezado por Jorge González.

El agandalle azteca hizo que no faltaran ni Los Caifanes, Maldita Vecindad y Café Tacvba. ¿Cómo es posible que una cursi

"Eres" se imponga a una culturalmente valiosa "Chilanga banda", más allá que sea original de Jaime López? Muchos pensamos que Radio Futura es la agrupación que más alto ha llevado al maridaje entre el idioma español y el rock. Este círculo de votantes no lo creyó así.

Al parecer el meollo del asunto es generacional y la edad de los participantes influye decisivamente. En el conteo del indie no entraron glorias como Pixies, The Smiths, R.E.M, Arcade Fire y The flaming lips, y en su lugar aparecen agrupaciones tan sobrevaloradas como The killers, Yeah Yeah Yeah Yeahs e Interpol (muy lejos de lo mejor del género).

En lo tocante a Punk, Grunge y Postpunk habremos de celebrar que no faltaron Joy División con "Love will tear us apart" y "Even falling in love" de The buzzcocks. Al parecer allí no cometieron estropicios notables; quizá "Jeremy" de Pearl Jam no sea para tanto.

Los grandes clásicos (grabados entre 1950 y 1994) no propician una cacería de brujas y aparecen nombres inmortales: de The Beatles a David Bowie, de Rolling Stones a The doors. No se sentirán decepcionados. En lo personal, hubiera preferido a The who antes que a The kinks, pero que se le va a hacer.

Pero los metaleros suelen ser mucho más aguerridos y combativos. En el recuento se puede apreciar que a Black Sabath y "Paranoid", considerada por mí en el primer lugar, fue relegada al octavo sitio.

Igualmente, voté totalmente al revés por Slayer y "Raining blood"; reconocida con el primer lugar y a la que puse en el décimo.

Prefiero "Enter Sandman" que "Master of puppets", pero viene bien que no falte Metallica.

Me da gusto por el bien merecido cuarto escalón para los grandiosos Motorhead y "Ace of spades" -ahí la visualizaba-; el disgusto central de esta lista guitarrera pasa por la mediocre "Welcome to the jungle", que forma parte del metal tan comercial y pobre que caracterizaba a Guns & Roses; canonizados por las masas.

circozonico@hotmail.com