Las posibilidades del odio

Arde Guadalajara con la Feria Internacional de la Música (Crónica desde las entrañas)

Estoy sentado a la mesa con dos músicos tremendos; uno de ellos ya es una leyenda: Tweety González –el cuarto Soda Stéreo- y el otro es un productor-músico de primer orden a nivel latinoamericano y que ya se va haciendo de un sitio de excelencia: Eduardo Cabra, el Visitante en Calle 13.

Ya se han presentado en una conferencia magna ante la concurrencia completa de la Feria, pero ahora tengo la oportunidad –gracias a Enrique Blanc- de comer con ellos y establecer contacto a otro nivel. De ahí surgen estupendas anécdotas que no se compartieron en la enorme sala del Cine Foro.

Felicitó a Cabra por su excelente trabajo con los venezolanos de La vida boheme y el hecho de haber encontrado al ex presidente uruguayo José Mojica para solicitarle un breve mensaje para incluirlo en dicho disco. Me cuenta que una vez que acordó la cita llegó a una casa completamente a oscuras. En la entrada el conocido Volkswagen que maneja.

Un personaje respetado por su sencillez y bonhomía le cuenta que habitar prácticamente a oscuras es una costumbre que adquirió durante los años de la dictadura. Mojica tenía que disimular que hubiera alguien en la casa para no llamar la atención dado que incluso se decía que había francotiradores dispuestos a abatirlo en cuanto lo vieran.

¡Vaya historia… breve y contundente! Luego dice que el hombre encendió las luces y les invitó una ronda de whisky, pero Eduardo tuvo que disimular que le daba tragos porque en realidad no bebe. En la comida toma agua mineral. Mientras que Tweety ha pedido una limonada. Artistas que se alejan del cliché de los excesos. Yo les digo salud con una cervecita fría y saltó a preguntarle a González sobre el reciente disco de Charly García.

Tweety ya es un hombre de pelo platinado y hablar pausado. Es muy afable. Me cuenta que el sencillo le entusiasmó mucho pero no así el álbum completo al que considera disparejo. Pero luego surge otra historia con absoluto encanto.

Es conocido que González cuenta con uno de los mejores estudios de grabación de Buenos Aires y también hay salas de ensayo para prepararlo todo. En uno de los espacios tiene un piano de cola en el que compuso Fito Páez y que ahora no se ocupa. Se encuentra en una zona de paso y por lo mismo todos los que van a ensayar no pueden resistir la tentación de tocarlo.

Tweety quiso poner fin a esta práctica y le puso en letrero que decía: “Prohibido tocar el piano”. Pero luego se enteró de que Charly estaría ensayando ahí una temporada y al día siguiente le hizo otra anotación: “A menos que seas Charly García”. Y por supuesto que el genio del bigote bicolor se montó al instrumento para divertirse un poco.

Las carcajadas no paraban. Y menos cuando refiere que a Charly se le ocurrió armar una gira de promoción por Buenos Aires a bordo de una limusina debido a que no podía andar por un accidente mal atendido en su recuperación. Entonces anunciaba el punto de encuentro y los fans hacían cola para que se abriera la puerta lateral del enorme auto y apareciera Charly en el asiento para firmar los libros. ¡Menuda estrategia! ¡Sólo Charly García!

Luego con Cabra retomamos su infancia jugando béisbol. En la conferencia contó que a él le gusta entender el acomodo de los temas de un álbum como si fuera el orden de bateo de un equipo y tratando de que las canciones hagan las veces de lo que tendría que hacer el respectivo bateador.

Para abrir turno se trata de envasarse y hasta el cuarto bat se desea que venga el homerun. Lo que después nos amplió fue que le gustaba mucho robarse la segunda base y jugaba de jardinero hasta que un pelotazo lo desanimó y dio paso a la música a tiempo completo. Con esto se amplía la noción de que para él producir un álbum es similar a entrar al confesionario; debes estar dispuesto a decir toda la verdad y no reservarte nada.

Vamos de una cosa a otra y nos dice que su madre también arroja cubetadas de agua durante la noche de fin de año –una costumbre que me tocó presenciar en Cuba-. También apunta que en este momento es muy fácil conseguir inmuebles buenísimos y muy baratos en venta o renta en Puerto Rico. Sin duda, que es una tentación pasar una temporada en San Juan.

Pero esto no para y salimos corriendo para grabar un segmento de televisión con Mina, una ecuatoriana que hace una fusión de hip hop y electrónica que da cuenta del buen momento cultural por el que atraviesa su país.

Yo me encuentro más relajado pues antes de la charla de Tweety y Cabra ha pasado mi turno de dialogar con Juan Paz, un colombiano que se formó en Inglaterra y que durante años trabajó en disqueras transnacionales antes de formar su propia agencia de managment y desarrollar las carreras de Bomba Estéreo y Monsieur Periné.

Paz ha dicho que se debe dejar atrás el romanticismo que priva en América Latina y enfatizar la parte de que se trata de un negocio que debe generar ingresos. Recomienda trazar estrategias precisas, consolidar el trabajo de equipo y tener una visión globalizada. Lo que se entiende al considerar las dimensiones del mercado colombiano, por poner un ejemplo. Fue una conversación muy productiva en la que aseveró que las grandes disqueras no se quedaran pobres.

Por la tarde pude escuchar despreocupadamente al Dj alemán Sven von Thülen que ha presentado también su libro Der Klang Der Familie en compañía del buen amigo periodista argentino Humphrey Inzillo. Por supuesto que el set que elijió nos remonta a Berlín, al muro y nos llena de techno. La sesión cierra con el grupo tijuanense Ramona que es una grata sorpresa.

Paramos en una cantinita popular para refrescarnos antes de entrar al Teatro Diana y ver a los excelentes tapatíos Baltazar con su electro pop oscuro y misterioso. Y luego vienen dos sorpresas magnificas… los brasileños Anelis Assumpcao y Francisco, el hombre. La primera haciendo jazz acompañada de batería y bajo; mientras que el grupo se deja ir con un mixtura de folk rock exuberante y potentísimo. El diana es un sitio espléndido.

Pero todavía queda noche y Blanc es indestructible. Nos marchamos al bar-librería Palíndromo donde el Colectivo Erizo de Tijuana presenta a sus bandas Nosis y Los hijos del Santo. Ahí nos encontramos con Sax de La maldita vecindad viviendo a tope el evento. Me anticiparon que Guadalajara estaría que arde y no me mintieron. Una FIMPRO intensa y exquisita. 36 grados centígrados de pura música maravillosa.

circozonico@hotmail.com