Las posibilidades del odio

Urge pensar en la conservación del patrimonio histórico

El genio de la música barroca Georg Handel nació en Alemania en 1685 y es considerado un punto de inflexión para el resto de la historia cultural de la humanidad –vivió en Londres-. Por su parte, Jimi Hendrix, nació en Seattle, Washington; al norte de los Estados Unidos en 1942 –todavía no acababa la segunda guerra mundial-. El legendario guitarrista zurdo vivió también en la ciudad de Peter Pan.

Tal vez poco tengan que ver la obra de ambos músicos entre sí; pero el hecho es que los dos vivieron y murieron en Londres. El primero en 1759 y el compositor de "Neblina morada" en 1970. Los flemáticos habitantes de una ciudad que debe su nombre a los romanos hubieran podido hacerse de la vista gorda y olvidar estos datos; pero resulta que para ellos la historia –reciente o no- es importante y además interesante en términos de turismo cultural e ingresos económicos.

Resulta que del paso de los dos enormes genios musicales por Londres apenas se conservan dos casas. ¡Pero son contiguas! En la calle Brook se encuentran los números 23 y 25, sitios donde residieron figuras que modificaron de raíz al arte musical de su tiempo. Dichas edificaciones se encuentran en lo que se llama "la milla de oro" en el barrio de Mayfair. Tal vez la calle no tenía un impacto turístico importante –ahora ya lo tiene-, era conocida apenas por su cercanía a Bond Street y sus muchas boutiques carísimas.

¿Qué pasó entonces? Hace unos días ambos inmuebles son conocidos por el nombre de Handel & Hendrix House. Y varios pájaros se mataron de un mismo tiro. La capital del Reino Unido, una de las metrópolis más importantes de Occidente, enclave crucial de la música y el arte, se preocupa por ir haciendo crecer sus atractivos históricos y culturales. ¿A alguien le habrá pasado por la cabeza derribar las vetustas casas?

Hoy día el público en general puede visitar las discretas construcciones, que al derribar un muro ahora se comunican. Ahora existe un paso entre la recamara de Hendrix y la habitación del refinado Handel. El rock convive con la música clásica. Tan sólo la inversión en la tercera planta del lugar donde vivió el hombre que prendió fuego a Woodstock tuvo un costo de 3.2 millones de euros. Si la gente desea hacer tal visita tiene que desembolsar 15 libras –lo que no es barato- y esperar su turno, porque los grupos no pueden superar las 20 personas. ¿Esto sería posible si hubiera pasado en Pachuca? Por supuesto que no... aquí se destruye, se aniquila, se hacen negocios turbios pertrechados detrás de las leyes y el respaldo de un supuesto Cabildo que no es sino mera escenografía (levantan el dedo por inercia –bueno no, se llevan importantes sueldos-, pero de hacer su trabajo poco o nada).

Aquí todos los bienes y utensilios de estos grandes artistas hubieran ido a dar a la basura. ¿Alguna vez regresará la cariátide de Juan C. Doria a su plazuela? Recordemos tan sólo que fue un regalo de los tamaulipecos –así de desagradecidos y maleducados somos-. ¿En Tuzolandia se habría apreciado la edificación donde se compuso "El mesías"? Allá le hicieron una estatua al autor; nada menos que en la Abadía de Westminster. Acá hubieran colocado un parquímetro afuera o la hubieran tirado so pretexto que estorbaba para una nueva avenida.

¿En Pachuca prestaríamos importancia a que Handel viviera 36 años en la ciudad del paste? ¿Sería una decisión de la gente o de nuestra "cultísima" clase gobernante? No se nace con educación y cultura; eso se adquiere, siempre y cuando exista voluntad, sensibilidad e inteligencia –que tampoco se maman-.

¡En Londres importaron 36 años de residencia de Handel! ¡Y menos tiempo de un guitarrista negro de rock! Acá, muchos más años de unas bancas porfirianas que formaban parte del Parque Hidalgo no representaron nada. ¿Alguna vez habrá un responsable por el hecho de despreciarlas e irlas a botar a las inmediaciones del Panteón Municipal? Como siempre, la impunidad lleva la ventaja.

No está de más recordarles algunos de los fragmentos de la 'Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural', que la UNESCO llevó a cabo en París del 17 de octubre al 21 de noviembre de 1972. De aquellos trabajos salió un documento que señala:

"-Constatando que el patrimonio cultural y el patrimonio natural están cada vez más amenazados de destrucción, no sólo por las causas tradicionales de deterioro sino también por la evolución de la vida social y económica que las agrava con fenómenos de alteración o de destrucción aún más temibles...

-Considerando que el deterioro o la desaparición de un bien del patrimonio cultural y natural constituye un empobrecimiento nefasto del patrimonio de todos los pueblos del mundo....

-Considerando que la protección de ese patrimo nio a escala nacional es en muchos casos incompleto, dada la magnitud de los medios que requiere y la insuficiencia de los recursos económicos, científicos y técnicos del país en cuyo territorio se encuentra el bien que ha de ser protegido...

Entonces se llega la definición de Patrimonio Cultural, que entre otros conceptos incluye:

"Los conjuntos: grupos de construcciones, aisladas o reunidas, cuya arquitectura, unidad e integración en el paisaje les dé un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia...

¡Pero en Pachuca que van a saber los que atentan en contra de nuestros bienes históricos! ¡Ni vergüenza deben sentir!

circozonico@hotmail.com