A contrapié

Las viejas y nocivas prácticas

En Francisco I. Madero, David Flores tiene un complicado inicio de gestión con las manifestaciones y bloqueos que realizaron grupos cetemistas la semana pasada. Se trató de la reacción a los propósitos del recién estrenado alcalde encaminados simplemente a poner orden en una ciudad que padece décadas de rezago.
El alcalde maderense está en la disyuntiva de ceder a presiones y chantajes o mantenerse firme en una decisión acorde con las necesidades de su pueblo, un pueblo que reclama acceder al desarrollo y a la modernización.
Madero ya no es un rancho, lo dijo el gobernador Rubén Moreira Valdez en la toma de protesta del joven político que es David Flores. Pero hay grupos que se resisten al cambio, que pretenden mantener viejas y perniciosas prácticas bajo el cuestionable argumento, entre otros, que ellos lo llevaron al poder.
Líder local de la CNOP, regidor, recaudador de Rentas y contralor municipal, entre otros puestos, David Flores, egresado del Instituto Tecnológico de La Laguna, parece llenar el perfil del presidente municipal que requiere Madero, es decir, el perfil de un político joven pero con experiencia, con ideas frescas, sin las ataduras y la impreparación de cuanto alcalde ha pasado por la silla presidencial de esta cabecera municipal que se presume como el centro de la Región Lagunera de Coahuila.
 Ante las primeras complicaciones o piedras a sus decisiones, David Flores dio la impresión de no andarse por las ramas, pues así lo demuestra el hecho que luego de las manifestaciones y bloqueos cetemistas por la Presidencia Municipal aparecieron tractores cenecistas con el claro objetivo de apoyar a su alcalde y de ser necesario enfrentar a las huestes del sector obrero.
Es cuestionable este método utilizado para solucionar un conflicto, pero resulta evidente que el alcalde estaba dispuesto a pagar cualquier precio con tal de no acceder a los chantajes de los manifestantes, quienes en el fondo protestan porque no han logrado cobrar las cuotas de poder, llámense posiciones en las direcciones de Tránsito y de Transporte.
De tal manera que  si el alcalde no desmaya esa mano firme con la que ha iniciado su administración estará irremediablemente perdido; no podrá cumplir sus planes y los maderenses tendrán que esperar muchos años más para ver cristalizados sus sueños de habitantes de una ciudad, con servicios urbanísticos adecuados, precisamente a una ciudad, no a un rancho.


jamb612003@yahoo.com