A contrapié

Una vergüenza

En las playas mexicanas los días de asueto de la Semana Santa no sólo dejaron importante derrama económica, sino también enormes y  vergonzosas cantidades de basura.

Las fotografías y los testimonios son elocuentes: plásticos, latas de cerveza, botellas de vino y de agua, colillas de cigarro, todo tipo de desperdicios, muchos de los cuales se los llevó el mar.

Esta subcultura o contracultura del mexicano respecto de la limpieza, como si el planeta no estuviera suficientemente contaminado, contrasta con la actitud del pueblo japonés, que se pone de manifiesto, por mero ejemplo, en los estadios donde al término de un encuentro deportivo, los nipones se dan a la tarea de recoger la basura de todo el graderío. Lo hicieron en el mundial de futbol Brasil 2014. “un show de educación y civilidad”, “la educación en el futbol no depende del resultado dentro del campo”, fueron algunos de los comentarios sobre las fotos de japoneses limpiando el estadio, que le dieron la vuelta al mundo.

¿Por qué los japoneses recogen la basura? Por tres razones: la limpieza es parte de su educación escolar, que incluye, salón, baños, patio y todo el entorno; la limpieza en la casa la hacen sus ocupantes; tienen un concepto diferente de la limpieza, contrario a Latinoamérica donde es un trabajo que nadie quiere hacer y de manera remunerada es algo propio de las clases sociales más bajas.

En México, en Acapulco se levantaron 26 toneladas de basura, pero la Administradora y Promotora de Playas refiere que en vacaciones decembrinas han recogido hasta 70 toneladas de desperdicios en un día, solo en las playas.

En Mazatlán el gobierno municipal reportó que los días santos les dejaron 2 mil toneladas de basura, que estuvieron recogiendo con brigadas extras.

En la Playa Miramar, de Ciudad Madero, Tamaulipas, el gobierno local colocó tambos para el depósito de basura. Unos fueron utilizados como asadores. Otros se los robaron.

En Puerto Escondido, Oaxaca, sus pobladores se manifestaron indignados y lanzaron críticas e insultos contra los turistas nacionales porque luego de Semana Santa dejaron la playa muy contaminada, con montones de basura.  Pero no recogieron un filtro de cigarro. Una parte de la playa fue limpiada por voluntariosos turistas extranjeros. Qué vergüenza.


jamb612003@yahoo.com