A contrapié

Un mercado de precios inflados

Muy apropiada la postura que fijó ayer el PRI estatal por medio de su fracción en el Congreso del Estado respecto al desproporcionado incremento a las gasolinas, consistente en hacer un llamado a la Secretaría de Hacienda y a Pemex para que reconsideren el llamado gasolinazo.

Sin embargo, es muy improbable que se dé marcha atrás a la medida sobre todo cuando el gobierno federal sostiene que la liberalización del hidrocarburo no tiene que ver con las reformas energética y fiscal y sí con los precios internacionales, como insistió ayer el presidente Enrique Peña Nieto.

No sólo el Congreso coahuilense, de mayoría priista, elevó la voz demandando la disminución del exagerado aumento. Hay otras voces priistas que demandan la reconsideración del gobierno federal.

El líder nacional priista Enrique Ochoa Reza se ganó las críticas del destacado priista chihuahuense, el senador Patricio Martínez quien le envió una dura misiva: “Un gobierno es responsable por el empoderamiento que le dimos a un grupo de economistas doctorados, que están creando en seis meses un mercado de precios inflados para hacer rentable a particulares extranjeros su inversión (…) La doctrina del PRI no concilia con los grandes negocios para unos pocos importadores.” Por lo demás, ¿quién le cree a Ochoa Reza cuando dice que el aumento a las gasolinas va a beneficiar al PRI en las próximas elecciones?

En México los consumidores pagan entre 5 y 6 pesos, es decir un 37 por ciento de impuestos, por cada litro de gasolina adquirido. Todos los países cobran impuestos, pero no tan elevados. En Estados Unidos se cobra el 21 por ciento. Quizá la solución o una parte de ella sea bajarle a la tasa del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IESP).

Lo que de plano no se vale es bloquear carreteras y cerrar casetas y estaciones de gasolina pues la población resulta seriamente perjudicada. Y este tipo de acciones generalmente son aprovechadas por agitadores y saqueadores que buscan otros propósitos.

Y los que no pueden ni abrir la boca son los panistas pues en el pasado sexenio Felipe Calderón incrementó la gasolina en un 70 por ciento y el diesel en un 106 por ciento. 


jamb612003@yahoo.com