A contrapié

Una gran tentación

El flagelo de la drogadicción y sus terribles consecuencias implica varias aristas. El gobernador Rubén Moreira declaró en días pasados que el mercado de la droga en Torreón genera ingresos por 10 millones de pesos mensuales. Debe de tener el mandatario fuentes confiables que le permitan esa estimación.De esa manera, supongo, Moreira Valdés quiso entender, no justificar, la disputa de la plaza por ese mercado millonario entre bandas del crimen organizado, hoy llamados cárteles.La suma mencionada parece exorbitante, y lo es. Pero de esa magnitud es el problema de drogadicción en la ciudad. Es decir, 10 millones de pesos que adolescentes, jóvenes y adultos destinan cada mes a la compra de enervantes.Como sociedad pretendemos ignorar el problema en cuanto a los adictos a las drogas. Parece ser que asumimos que mientras no haya sangrientos choques entre bandas rivales todo está bien en la ciudad, así se gasten 10 millones de pesos mensuales en la compra de cocaína, mariguana y demás estupefacientes.Cuando se rompe la tranquilidad en las calles y centros de diversión, cuando las balaceras se tornan cotidianas nos horrorizamos. No obstante, el horror está aquí desde tiempo antes aunque con otra cara. Los enfrentamientos con armas de alto poder son una consecuencia del problema. Eventualmente un grupo alcanza a controlar la plaza. Pero 10 millones son una gran tentación.Por supuesto que el problema tiene varias facetas: el desempleo, la globalización, la desintegración familiar, la falta de valores. La violencia genera violencia y la impunidad provoca mayor delincuencia. Y ahí están las cifras de la Procuraduría General de Justicia del Estado, relativas, claro, a la delincuencia del fuero común: 575 robos al mes, 19 diarios, un incremento alarmante en las últimas semanas.No se pueden negar los esfuerzos de las autoridades de los tres ámbitos de gobierno. Los operativos, la coordinación, el mando único. Pero los resultados han sido insuficientes, están muy lejos de ser los deseables. El término blindaje, al que tanto aluden los gobiernos, es rimbombante, ajeno a la realidad que vivimos. Sin embargo, es momento de compartir culpas.


jamb612003@yahoo.com