A contrapié

Para evitar desmanes mayores

Tanto el Cabildo de Torreón como los diputados locales se movieron rápido, luego de la violencia desatada en el Estadio Jalisco y de la intromisión de un aficionado en el terreno de juego en el Territorio Santos Modelo, la semana pasada.

En su sesión de este martes el Cabildo aprobó por unanimidad reformas al Artículo 35 del Bando de Policía y Buen Gobierno para fijar multas de 150 a 250 salarios mínimos, que equivalen hasta 16 mil pesos  y de 24 a 36 horas de arresto a quienes invadan el campo de juego o que no respeten un evento público deportivo.  Las multas y castigos parecen insuficientes, aunque hay que considerar que no se tienen antecedentes de lo ocurrido en el TSM la semana pasada cuando un espectador ingresó en la cancha, lo que por ser “la primera vez” aparentemente es lo que le valió al Santos para que no le vetaran su estadio.

En el  Congreso Local, los legisladores dieron entrada a la iniciativa que presentó el mismo martes el priista torreonense  Shamir Fernández para reformar la Ley de Cultura Física y Deporte y la cual propone sancionar penalmente a quienes cometan actos de violencia en espectáculos deportivos. 

La iniciativa de Shamir prevé tres aspectos fundamentales:  cárcel de seis meses a cuatro años y medio, de cinco a 90 salarios mínimos e impedimento por hasta cinco años a quien o quienes lancen objetos al terreno de juego y pongan en riesgo la integridad física de otras personas o causen daños a la infraestructura,  ingresen en el campo y agredan a personas y que participen o provoquen riñas.

Estas multas y penas corporales se inscriben en lo que se denomina Delito Especial de Violencia en Eventos Deportivos de la mencionada ley estatal.Las medidas son adecuadas. Hay que prevenir riesgos mayores.

Si ahorita  un descontrolado se mete en el campo, al rato serán cosas cotidianas las riñas de decenas contra decenas de aficionados con saldo de lesionados y hasta pérdida de vidas humanas.

Los diputados deberían prohibir los partidos a las 22:00 horas, que terminan a medianoche,  horarios que imponen las televisoras.  Los aficionados no solo no irán al estadio, sino que muchos de ellos estarán dormidos en el segundo tiempo frente al televisor. 


jamb612003@yahoo.com