A contrapié

Una esperanza

Si la renuncia del gobernador de Guerrero, Angel Aguirre, no disminuyó un ápice la tensión por el caso de Ayotzinapa, la sonada  detención de la llamada pareja imperial o pareja tenebrosa apenas lo hará, con todo y la importancia que implica la aprehensión de dos de los directamente involucrados en la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos.Porque las marchas, bloqueos de autopistas, mítines y otras formas de protesta y exigencia continuarán mientras no se esclarezca qué ocurrió con los jóvenes estudiantes. Y sobre todo los padres de los alumnos: ellos quieren a sus hijos vivos por sobre todas las cosas.La inaplazable renuncia de Aguirre evitó que enfurecidos manifestantes siguieran quemando edificios públicos en Guerrero. La detención del matrimonio Abarca Pineda nos indica que el gobierno federal está trabajando con singular interés –y cómo no si es una prioridad nacional- en el caso y que cuando se quiere se puede, y permite, además, que aunque de manera mínima, disminuya la presión social. También permite pensar que prevalece el estado de derecho en el país, muy en entredicho. Y sobre todo la detención de la pareja de Iguala de alguna manera frena la creciente ola de amenazaba con alcanzar tintes verdaderamente nacionales y de insospechadas consecuencias. Aunque, insistimos, la prioridad es saber qué ocurrió con los jóvenes estudiantes.Aunque con mínimas posibilidades, a los padres de los 43 estudiantes normalistas les asiste el derecho de mantener la esperanza de que sus hijos aparecerán con vida. Mientras no aparezcan los cuerpos esa esperanza sigue viva.La detención del ex alcalde de Iguala y su esposa seguramente arrojará luz sobre los motivos de la desaparición de los 43 normalistas. Pero las autoridades deberán detener hasta el último de los involucrados en los hechos que tanto han lastimado e indignado a la sociedad. Sólo así se podrá recuperar algo de la credibilidad perdida.Mientras tanto, el maltrato a perredistas como Cuauhtémoc Cárdenas, en una marcha en el Distrito Federal, y ayer a Jesús Zambrano, que fue expulsado de la UNAM, son apenas unas muestras de las facturas que paga el PRD y que seguramente lo arrastrarán hasta la cuarta o quinta posición nacional en las elecciones del año entrante. 


jamb612003@yahoo.com