A contrapié

“El agua no es un derecho”

Los supuestos 300 millones de pesos de cartera vencida que arrastra el Simas Torreón no son justificación para pensar en privatizar el sistema de cobro. Y menos cuando la tendencia mundial en los sistemas de agua es remunicipalizarlos. Pero lo peor que se puede hacer es concesionar el cobro a una empresa como Aguas de Barcelona –que en realidad es francesa-, acostumbrada a establecer contratos leoninos, con muchas ventajas para ella, y muchos ejemplos lo confirman.

París es ejemplo exitoso de la reconversión del sistema de agua, al arrebatarle el servicio a empresas privadas para dejarla en manos de una pública. Redujo sus tarifas en un 8 por ciento, logró un ahorro de 35 millones de euros y otorgó dotaciones solidarias de agua a 40 mil hogares de bajos ingresos.Tenemos otro ejemplo más cercano. En Ramos Arizpe, el alcalde Ricardo Aguirrevolvió a municipalizar el sistema ante las quejas de los usuarios  contra Aguas de Barcelona (Agba), convertida en este caso, en Aguas de Saltillo (Agsa), con la que el Municipio  tenía un contrato. Originaban las quejas elevadas y arbitrarias tarifas, inconstitucionales cortes y falta de agua.

Agba entró en México en 2001 a través de Saltillo donde estableció un contrato por 25 años dentro de una sociedad mixta y maneja la empresa  en lo administrativo y financiero a pesar de que tiene el 46 por ciento de las acciones.  En lugar de aminorar los problemas éstos se recrudecieron. Opacidad en el manejo financiero, cobros irregulares, escasez de agua. El problema es la nula inversión en infraestructura, acusa  la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento. El Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario ha criticado a Agsal por realizar cortes del servicio, cobrar demasiado por la reconexión, elevar excesivamente las tarifas, sobreexplotar el recurso hídrico y por inventar y calumniar.

Lamentablemente, el gerente del Simas Torreón, Xavier Herrera, comparte la postura de Peter Brabek, ex presidente de Nestlé, líder en ventas de agua embotellada: “El agua no es un derecho; debería tener un valor de mercado y ser privatizada”. Cederle a Agbar el cobro es un primer paso para la privatización total.

Ahora bien, el alcalde Miguel Riquelme viajará a España para conocer el sistema de cobro de Agbar, no a negociar la concesión como se adelantó el presidente del CLIP, Agustín Arellano.

 

jamb612003@yahoo.com