A contrapié

Patrocinios e identidad

Hablando del apoyo y fomento al deporte, cada empresa particular decide qué y a quién patrocina, cuándo lo hace y cuándo deja de hacerlo, de acuerdo con sus estrategias de mercado, sus posibilidades y el compromiso o necesidad de agradecimiento que sienta con su comunidad por la preferencia obtenida.

Con el nada honroso primer lugar mundial en obesidad, en México se torna imperativo el fomento de las actividades deportivas en cualquiera de sus disciplinas, en lo que las instituciones gubernamentales están obligadas en primerísimo lugar, y el Gobierno del Estado hace lo suyo a través de campañas de concienciación. Pero a las empresas de iniciativa privada también les toca algo de responsabilidad.

En capítulo de las carreras pedestres lamentamos que en esta administración se halla suspendido la 10-K Simas, una justa que se inició bajo la Gerencia de Alfredo Rojas y que continuaron las gestiones posteriores.

Lamentamos también que los patrocinadores de la 10-K Victoria, considerada en su momento la mejor carrera de diez kilómetros en el país, deje de realizarse a partir de este año. Porque se cumplió un ciclo, fue la explicación.

Afortunadamente hay muchas otras empresas interesadas en patrocinar este tipo de competencias deportivas, dentro del boom de las carreras pedestres generado por el Maratón Lala. Si Milenio dejó de auspiciar la Regata del Río Nazas hoy promueve una carrera pedestre; si El Siglo de Torreón hace muchos años que se desocupó de la Vuelta Ciclista a La Laguna, hoy patrocina también una carrera pedestre. Por poner dos ejemplos.

Hoy vemos también un boom por el ciclismo de tipo recreativo que, sin patrocinios, crece en adeptos y en organización y que, por supuesto, implica la activación física, y que paso obliga a las autoridades a tomar nota de lo que ocurre. Pero ese es otro tema.

Por lo pronto vámonos preparando para el Maratón del Pacífico (en 10K), a realizarse en la última semana de noviembre, antes de que nos lo quite la ausencia del sentido de identidad y de pertenencia. Como ocurrió con la bonita 10K Victoria, que no era una carrera pedestre más, sino que simbolizaba la unidad lagunera, pues comprendía las tres ciudades de la zona conurbada, amén de que estaba hecha, como reconocen los mismos corredores, “con toda la mano”.

jamb612003@yahoo.com