A contrapié

Orgullo México

La inminente deportación de mexicanos inmigrantes ilegales en los Estados Unidos no es un problema menor, pues la cifra podría alcanzar y superar los 2 millones de personas. El gobierno de Enrique Peña Nieto ha generado 2.5 millones de empleos, el triple del sexenio anterior.

Tan solo del Estado de Guerrero proceden alrededor de un millón de inmigrantes, y el gobernador Héctor Astudillo ha reconocido que carecen de capacidad para darles un empleo en caso de que sean deportados.

Si las crisis son oportunidades, el fenómeno Trump parece ser la sacudida que posiblemente necesitaba México y los mexicanos para recobrar valores como el orgullo, la dignidad, el patriotismo, la unidad, el nacionalismo. Peña Nieto hizo un llamado: “Tenemos que convertir este reto en oportunidad y debemos hacerlo con determinación, con enorme confianza en nosotros mismos y muy especialmente en una gran unidad nacional”.

Hay empresarios nacionalistas en la región y el país a quienes les duele la suerte de los migrantes y que, más allá de la información y comunicación que en once puntos está implementando la Secretaría de Relaciones Exteriores para ayudar a los connacionales, proponen de una vez organizar una campaña con la participación, ahora sí que de todos, gobierno y sociedad, para establecer “rutas de regreso” dotadas de suficientes autobuses.

Y que de acuerdo con las dimensiones y características de las poblaciones mexicanas y también según la situación, las circunstancias, raíces y habilidades, pero sobre todo la voluntad de los deportados, pudieran ser distribuidos a lo largo y ancho del país.  Vale la pena su análisis. 

Pero, mientras tanto en el vecino país continúa profundizándose la violencia racista y los crímenes de odio. Y alcaldes y jefes de policía de ciudades como Nueva York, Los Angeles, San Diego, San Francisco, Miami, Houston, Phoenix, Washington, Baltimore, Detroit, Denver y Portland han advertido al gobierno federal que no colaborarán con acciones de deportación, con todo y las amenazas de Trump de recortarles recursos. Y más aún, ofrecen sus ciudades como refugio de migrantes. Y esto apenas empieza.



jamb612003@yahoo.com