A contrapié

Independientes y ardidos

La novedad de las candidaturas independientes también provocó un “boom” en Coahuila con un total de 41 aspirantes a cargos desde la Gubernatura, ayuntamientos y hasta diputaciones locales. Sin embargo, no todos podrán reunir los requisitos, con todo y que el Congreso del Estado ha otorgado “facilidades” a los interesados, respecto a las reglas en otras entidades.

Porque en lugar del 3 por ciento de la lista nominal, en Coahuila se pide solamente el 1.5, que en el caso de la Gubernatura equivale a unas 30 mil firmas de ciudadanos simpatizantes y de 7 mil 500 por lo que se refiere a ayuntamientos como los de Torreón y Saltillo. Además, los aspirantes no tendrán que presentar la copia de las credenciales de elector de los prosélitos  sino solamente llenar un formato con el número de la credencial.

Así, podrá haber cuatro independientes aspirantes a gobernador –si es que cumplen los requisitos-, mientras que otros 31 buscan convertirse en alcaldes en 9 de los 38 municipios coahuilenses, de los cuales seis son de Saltillo, tres de Torreón y otros tres del siempre politizado Matamoros. Otros seis pretenden alcanzar una curul en el Congreso Local sin el respaldo de un partido político.

Sin embargo, la sabiduría popular ya diferenció entre verdaderos independientes e independientes ardidos, es decir los ex de algún partido donde se les negó la participación o simplemente no advertían posibilidades de triunfar en la interna y convertirse en candidatos. Y realmente se cuentan con los dedos de una mano los verdaderos independientes. 

Bienvenidas las candidaturas independientes, aunque está en duda si representan una solución al problema de los malos candidatos que en ocasiones presentan los partidos políticos. Un ejemplo de que no ostentan esa representación es Jaime Rodríguez, El Bronco,  un verdadero fiasco en Nuevo León, después de que marcó un hito al convertirse en el primer gobernador proveniente de una candidatura independiente. 


jamb612003@yahoo.com