A contrapié

El IMSS y la negligencia personificada

El delegado del IMSS en Coahuila, José Luis Dávila Flores, es la negligencia personificada. Minimiza los problemas de la noble institución y no muestra interés por superar rezagos y adecuar la infraestructura al crecimiento de los derechohabientes.

A principios de año Dávila Flores consideró que  “son mínimos” los 66 casos de negligencia médica registrados durante 2014 en Coahuila, actitud con la que se ganó el repudio de representantes empresariales, de centrales obreras y de la población derechohabiente en general.

Recientemente, la CTM en el Estado cuestionó que el delegado del S.S. no realiza ninguna gestión para traer recursos de la capital del país y fortalecer la infraestructura, postura que segundaron las cámaras empresariales.

Los representantes obreros y patronales ven un José Luis Dávila “cansado” y “sin compromiso” con su responsabilidad.

El funcionario dijo en 2006, al asumir el cargo, que llega “dispuesto a servir a los derechohabientes”. Sin embargo, como mera muestra, el proyecto de un hospital de alta especialidad en Saltillo tiene siete años en espera. 

Los medios consignan que el año pasado el IMSS en la entidad ocupó el primer lugar en quejas ante la Comisión de Derechos Humanos de Coahuila relacionadas con falta de atención, malos tratos, falta de medicamento y falta de camas, así como con problemas en el quirófano.Hasta el personal del Instituto ha protestado porque las condiciones de sus áreas de trabajo son inadecuadas para laborar.

Con nueve años como delegado y otros ocho como subdelegado, Dávila Flores es tan negligente y obsoleto que pretende que los medios le consigan un terreno en Torreón donde construir una unidad de medicina familiar.Como consecuencia de esa apatía, sus subalternos también pierden compromiso con el IMSS.

La subdelegada en Torreón, Sara Jiménez, quien fue denunciada ante la Procuraduría Federal de la Defensa del Contribuyente y ante el Juzgado Segundo de Distrito, por los presuntos delitos de abuso de poder, robo, tentativa de cohecho, extorsión y los que resulten, por un empresario que hace días vio horadada su propiedad y dañados sus equipos por máquinas supuestamente enviadas por la subdelegada.

De los hechos ya, además, se dio vista al órgano interno del IMSS.


jamb612003@yahoo.com