A contrapié

Falta de previsión en Simas

Las recientes intensas lluvias evidenciaron nuevamente las deficiencias del drenaje sanitario y la imperiosa necesidad de un drenaje pluvial en la ciudad.Los directivos del Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento elevaban plegarias pidiendo que bajaran las elevadas temperaturas que naturalmente provocaban un mayor consumo de la cada vez más escasa agua potable en la región, temperaturas que superaron los 40 grados.No contaban con el drástico cambio climatológico, de tal manera que el gerente general del Sistema, Xavier Herrera, se vio rebasado por las deficiencias del drenaje sanitario y las extraordinarias precipitaciones pluviales. Si hacía changuitos para que el termómetro bajara de los 40 grados, luego tuvo que hacerlos para que dejara de llover. Si bien el aspecto pluvial no es responsabilidad del Simas, las líneas de drenaje sanitario sí lo son.Así, se volvieron a inundar las mismas colonias de siempre: Fuentes del Sur, Las Fuentes, Santiago Ramírez, Roma, Lázaro Cárdenas y Residencial del Norte, entre otras, así como diversos bulevares y calzadas.La falta de una cultura de limpieza en la comunidad, la carencia de un sistema de drenaje pluvial y sobre todo, la irresponsable ausencia de acciones preventivas por parte del Simas motivaron que se agravaran las consecuencias de los fuertes aguaceros. Por ello, ante los efectos de la tromba lo primero por hacer fue desazolvar las líneas de drenaje.En las redes sociales las quejas no se hicieron esperar. Rosario Soto Rodríguez le dio la “bienvenida” al alcalde Miguel Angel Riquelme: “en el Fraccionamiento Torreón 2000 nos inundamos y las aguas negras brotaban. Es una situación que nadie atiende. El pavimento que se bachó (sic)  cuando usted entró ya está igual o peor”. Ya habíamos comentado aquí que uno de los problemas en el Simas es la falta de planeación, situación que nuevamente se evidenció con las torrenciales lluvias.Drenajes azolvados y carencia de drenaje pluvial, más fuertes lluvias es igual a las consabidas inundaciones. Afortunadamente hasta ahora no ha habido desgracias personales que lamentar, pero la amenaza es latente. Riquelme Solís se anotaría un diez si proyecta el tan necesario drenaje pluvial. Ciertamente llueve muy poco en la región pero cuando ello ocurre se trastocan las actividades cotidianas. Ciertamente es una obra oculta, que no luce, pero cuánta falta hace. 


jamb612003@yahoo.com