A contrapié

Cascada de empleos

No se puede dejar de reconocer la importante cantidad de empleos que se están generando en los últimos años en el Estado y particularmente en Torreón. Tampoco se puede negar la intervención que han tenido tanto el gobernador Rubén Moreira y el alcalde Miguel Angel Riquelme para que las nuevas plantas laborales sean una realidad.

Para este año se aseguran 8 mil nuevos trabajos, considerando los 4 mil en proceso de contratación por parte de la empresa coreana de autopartes Yura, de los cuales ya contrató a 2 mil particularmente mujeres.

Y ya viene otra coreana, Hyosung, con una inversión de 70 millones de dólares y 700 empleos directos en una primera etapa. Es interesante lo que dijo el directivo de esta nueva empresa de autopartes respecto a los factores que los decidieron a instalarse en Torreón y no en otras ciudades que, desde luego, también evaluaron. Mano de obra calificada, conectividad, agua, gas, energía eléctrica y, sobre todo, el dinamismo en el sector de la industria automotriz. Bueno, seguramente nadie le aclaró que los lecheros no dejan de abatir los mantos acuíferos.

Esta cascada de empleos que vive el Municipio es resultado de los viajes de promoción realizados por el mandatario estatal y el alcalde, resultados que se concretan más rápido de lo previsto, en lo cual también intervienen otros factores.

Y se apareja con la trascendental inversión realizada en el Municipio de Tlahualilo, donde el empresario mexicano Jesús Vizcarra generará más de 10 mil empleos, un proyecto de vital importancia para esa parte de La Laguna de Durango, pues Tlahualilo parecía destinado a convertirse en pueblo fantasma. Hasta casas les va a construir a sus empleados el dueño de SuKarne.

Y si no ocurre otra cosa, el gobernador Moreira  y el alcalde Riquelme estarán anunciando hoy otra importante inversión de una empresa automotriz estadunidense, que generará unos 3 mil empleos más.

Ahora bien, hay que pugnar por empleos bien pagados, pues si bien Yura ha contratado ya a 2 mil personas, tiene mucha deserción ya que un porcentaje de las mujeres que son admitidas renuncian porque se decepcionan de los 750 pesos que perciben por semana (incluidos premios y estímulos, y prefieren ponerse a vender gorditas.


jamb612003@yahoo.com