A contrapié

Auditoría a las OCVs

No hubo reacción alguna –por lo menos no pública- de la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) Laguna ante la postura del Municipio de que es preferible que desaparezcan esos “promotores” turísticos, que operan con recursos del erario y no rinden cuentas.La OCV Laguna, por conducto de su presidente, Gabriel Cornú Máynez, elevó la queja porque el gobierno estatal está pendiente con 10 millones de pesos correspondientes al presente año, queja a la que le agregó la advertencia del inminente cierre de la Oficina.Lo que no dijo Cornú Máynez es que tiene 15 años al frente de la Oficina, tiempo en el que la ha manejado como empresa particular, sin presentar informes de su desempeño, de los resultados en materia de promoción turística.El objetivo de dicha instancia paragubernamental es, como se anuncia, “promover nuestra región atrayendo turismo, generando una derrama económica mediante el consumo de bienes y servicios locales”.  ¿Dónde está esa promoción? ¿Y los resultados?  Los defensores del trabajo de Cornú Máynez hablan de una convención nacional realizada hace cinco años en Torreón. Y nada más.Los detractores se refieren a gastos excesivos de oficina, a los tranvías turísticos, a presuntos desvío de recursos,  a gastos sin comprobar. Posiblemente Gabriel Cornú haya hecho algunas cosas positivas en su larga gestión, pero no rinde cuentas. Ese es el problema. Por ello procede una auditoría a su labor al frente de la OCV Laguna.Los recursos estatales son escasos y más aún con el asunto de la megadeuda, como para seguir destinando millones a oficinas de promoción turística ineficientes, cuyos responsables o –irresponsables- son los únicos que saben a dónde va a dar el dinero que reciben.La postura del alcalde Miguel Angel Riquelme Solís es de lo más simple: que informen sobre las acciones que han realizado en materia de promoción turística. A la vez parece ser un tema sumamente complicado para Cornú Máynez.Ahora bien, el hecho de que esos recursos estatales, a su vez, provengan del Impuesto Sobre Hospedaje (ISH) no significa que si eventualmente las OCVs en la entidad cierran sus puertas, lo cual parece ser lo más conveniente, tenga que desaparecer el citado impuesto. En todo caso que haya claridad en su uso y que se cumpla el objetivo de promover el prácticamente nulo turismo de la Región Lagunera. A Cornú Máynez le está saliendo cara su queja. 


jamb612003@yahoo.com