Entorno Empresarial

La nueva guerra del atún

La guerra del atún mexicano en el mercado de los Estados Unidos lleva ya muchos años por razones que no alcanzamos a entender del todo. Para unos, justificada por la no observancia de ciertas normas para la protección de la población de delfines que se llevan en las redes durante la pesca del atún; para otros, solo un argumento proteccionista de Estados Unidos para bloquear la importación desde México.

“Haiga sido como haiga sido”, lo cierto es que es un tema que ha sido llevado y traído en distintas mesas y foros y parece un caso interminable a pesar de los pesares. Como se sabe, Estados Unidos acusa México de no cumplir con la norma del “Dolphin free” en donde, según los Estados Unidos, se mata a muchos delfines por las técnicas utilizadas para la captura del atún. El tema se ha llevado a la Organización Mundial de Comercio (OMC), quien ha dado la razón a México en contra de la acusación norteamericana; es decir, es falso que la matanza de delfines se dé por la captura del atún. México ha ganado esta batalla en la mesa a través de un fallo arbitral; sin embargo, está por verse si Estados Unidos lo acatará como ha sucedido en el pasado con otras resoluciones.

Por ello México está en la posibilidad de tomar medidas temporales para aplicar represalias a nuestros vecinos del norte, que consisten precisamente en seleccionar productos sensibles para los Estados Unidos y restringir su importación vía la aplicación de fuertes aranceles para contrarrestar el daño a la industria atunera mexicana. Esta es una medida ya tomada por nuestro país en tiempos de Felipe Calderón y ha funcionado razonablemente bien. La pregunta es si bajo el escenario actual del inicio de una renegociación en puerta del TLCAN, nuestro país se atreverá a aplicarla o se esperará a mejores tiempos.

Mientras tanto los preparativos de la renegociación del TLCAN siguen su curso y se supone que en un par de meses se inicie este proceso. Veremos y comentaremos.