Entorno Empresarial

Los alumnos superaron al maestro

Esta expresión no puede ser mejor utilizada al definir cómo hemos sido superados por algunos de nuestros principales socios comerciales en el tema de negociaciones internacionales.Gracias a la visión de Carlos Salinas de Gortari en materia de apertura comercial, México percibió la importancia de soltarse las ataduras del sistema de sustitución de importaciones que tanto daño le hizo en su etapa de agotamiento, para luego insertarse de lleno en la arena del comercio internacional en 1994 con la firma del primer tratado comercial de gran alcance con Estados Unidos y Canadá.

A partir de ahí fuimos los campeones mundiales en la firma de este tipo de acuerdos comerciales hasta llegar a 13 con 44 países.Así empezó el mundo una frenética carrera en la negociación de tratados. Para Estados Unidos el TLCAN fue su segundo tratado ya que en 1985 habían iniciado el primero con Israel. A la fecha tienen en vigor 13 acuerdos comerciales con 19 países.

La Unión Europea es otro vivo ejemplo de dinamismo en las negociaciones comerciales ya que apenas en 1997 puso en vigor su primer acuerdo con Palestina. México fue su tercer tratado después de Sudáfrica y hoy la UE da cuenta de 19 acuerdos con 43 países.Japón es el país que más tarde llegó a la cena ya entrado este milenio poniendo en vigor su primer acuerdo  con Singapur en el 2001, para luego en el 2003 firmar con nosotros su segundo acuerdo comercial. S

in embargo su política de apertura ha sido la más agresiva de todos nuestros socios comerciales ya que a 11 años de iniciado este proceso cuenta con 13 acuerdos comerciales con 23 países.

Por su parte Chile con quien firmamos en 1999 el que fue su segundo acuerdo comercial, hoy nos lleva una marcada distancia al tener ya en vigor 19 acuerdos con 53 países que agrupan la mayor población del mundo, pues tan solo con China e India llega a más de la mitad de la población mundial y tiene a las principales economías en cada uno de los cinco continentes, ya que además de Europa, Norteamérica y Japón, ellos sumaron a Oceanía con Australia y Nueva Zelanda. Algo pasó con nuestra política comercial que hoy está claro que en esta materia fuimos el camarón que se durmió y por ende, la corriente se lo llevó.