Entorno Empresarial

El TLCAN La negociación que viene

Después de muchos dimes y diretes sobre que si Estados Unidos se retira o no del TLCAN, finalmente, al parecer valoraron su salida del TPP y los daños colaterales que tendrá esta decisión y que por ello han dejado de espantar con el petate del muerto a mexicanos y canadienses, y la negociación del TLCAN va.

Y es que uno de los ganadores del TLCAN por más que el Señor Trump se aferre en negarlo, son los innegables de este Tratado han sido sin duda los propios estadounidenses. Como ejemplo basta ver el sector automotriz, en el que el 40% del valor de un coche exportado a ese mercado, lo representan insumos importados desde los Estados Unidos, lo que les genera una actividad económica muy importante. Por otro lado, el déficit comercial con México del que tanto se queja Trump, superior a los 70 mil millones de dólares, en buena medida está compuesto por exportaciones de empresas de capital norteamericano establecidas en México, de tal forma que pretender reducir esos déficits sería un suicidio para nuestros vecinos del norte.

Pues bien, la hora cero está en puerta para iniciar hostilidades este 16 de agosto, jugando en terreno norteamericano.  Se estiman entre 6 a 8 rondas a visita recíproca, al parecer la segunda y tercera serán en México y Canadá en setiembre y octubre respectivamente.

¿Hay prisa por negociar? Parece ser que sí porque por un lado se requeriría aprovechar el “fasttrack” aun vigente en los Estados Unidos hasta mediados del 2018, pero por el otro lado, en julio del próximo año serán las elecciones en México y habrá que blindar el TLC por aquello del arribo de un presidente non grato para algunos, quien tomaría posesión en diciembre, fecha en la que se estima se estaría poniendo en marcha el TLCAN. Ningún participante quiere que estos procesos se contaminen con la parte política, aunque ello parece inevitable.

Se dice que México tiene el mejor trabuco negociador,pero así se decía en la Copa Oro y mire usted nomás lo que pasó.