Entorno Empresarial

Sociedad por Acciones Simplificadas

El pasado 9 de febrero el Congreso aprobó reformas a la Ley General de Sociedades Mercantiles dentro de las cuales se crea una nueva figura mercantil denominada Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), que pretende en primer término la facilitación de procesos para que la economía informal se incorpore a este nuevo régimen, pero también busca crear un sistema de apertura rápida, simple y efectivo que reduzca los tiempos para creación de empresas en un plazo de 24 horas y nos dé como país un mejor posicionamiento en el ranking internacional en cuanto a la rapidez para abrir empresas que publica el Banco Mundial a través del “Doing Business in Mexico”.

Este modelo no es nuevo en América Latina ya que países como Colombia lo tienen en operación desde hace varios años y al parecer con excelentes resultados, al igual que se tiene en algunos de los estados de la Unión Americana.

Crear un modelo de empresa en tan solo 24 horas, sin necesidad de requerir Fe Pública, es decir sin Notarios ni Corredores Públicos, es un intento interesante por apoyar al sector de las MiPYMES,  ya que el trámite se hará de manera electrónica en el portal de internet de la Secretaría de Economía y se espera que está posibilidad esté disponible dentro de los siguientes seis meses después de promulgada por el Ejecutivo Federal, a fin de que se de el espacio para hacer los ajustes. Evidentemente se requerirá que el interesado cuente con su Firma electrónica (FIEL), lo que implica que tendrá que darse necesariamente de alta ante el SAT.

Una de las ventajas es que se admite desde un solo socio para su constitución siempre que sean personas físicas, es decir que no admite que sus socios sean personas morales, este es un cambio relevante ya que se elimina el mínimo de dos personas físicas que se tenía para la creación de la mayoría de las sociedades bajo la modalidad de persona moral.

Es un esquema orientado a empresas cuya facturación no sea mayor a 5 millones de pesos anuales y tiene la ventaja de que cuando este tope se supere puede cambiarse a cualquier otro modelo mercantil de los ya conocidos. Se espera que este modelo tenga un efecto favorable para empresas extranjeras que quieran invertir en nuestro país bajo este esquema que también les es aplicable.