Entorno Empresarial

Reformas y más reformas

Como seguramente usted sabe, amigo lector, el día de ayer se promulgaron las leyes secundarias de la reforma energética, que se suman la cadena reformista que anunció el Presidente de la República al segundo día de haber iniciado su mandato presidencial. Esta reforma se suma a otras diez de áreas y sectores relevantes y muy sensibles entre las que se encuentran la Laboral, Hacendaria, Telecomunicaciones, Competencia económica, Financiera, además de la Político-electoral, Educativa, Ley de amparo, Transparencia y el Código nacional de Procedimientos Penales.

Ni que dudar que el paquete reformador ha sido enorme si se toma en cuenta que nada o muy poco se había hecho en todas las administraciones federales anteriores. Se han tocado, o al menos así parece ser, a monopolios como el de las Telecomunicaciones en poder de Don Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del planeta, pero también al duopolio televisivo Televisa-Azteca, por el lado empresarial con la nueva ley de Telecomunicaciones; lo mismo se ha hecho en Educación con el poderoso Sindicato de los Maestros agrupados en el SNTE. Parecería por un lado que esta administración viene resuelta a Mover a México y estaría dispuesta a pagar los costos políticos que ello implique, sin embargo parece ser que se está reservando el último platillo que representa el Sindicato petrolero, donde están en juego un mundo de barriles de petróleo pero no para la exportación pero sí como barriles sin fondo para un sindicato y sus líderes que no tienen llenadera. Nada se ha dicho al respecto más allá de marginar a su Senadory líder de las discusiones y votaciones de la reforma energética y de quitarle la silla del Consejo de Pemex. Todo parece indicar que esto se cocinará por separado.

Hay que tomar en cuenta que ningún empresario privado que tenga interés en invertir en el sector energético tomará el riesgo de meterle un solo peso partido por la mitad, teniendo como socio al Senador y sus secuaces, más todos los espantosos pasivos laborales que tiene Pemex y que nos los endilgarán como deuda pública, total para eso se dice que Pemex es de todos; de no corregir esta anomalía, la reforma energética desde ahora habría nacido muerta y eso no está en el libreto.