Entorno Empresarial

Imagen corporativa

En la actualidad, la imagen que transmite una empresa es uno de los factores fundamentales en las decisiones de los clientes, proveedores y entidades financieras que nos rodean. 

Significa un elemento diferenciador frente a la competencia y permite que un negocio se posicione en la mente de los clientes.La imagen corporativa es la manera en que la empresa trasmite quién es, qué es, qué hace y cómo lo hace.

Erróneamente, temas como atender correctamente, seguir las normas de los negocios, buenas relaciones empresariales,o mantener una transparencia empresarial, son dejados de lado.Satisfacer las necesidades de los clientes es sinónimo de buena imagen.

Hay que preocuparse de que sus vendedores estén tratando a los clientes correctamente. Sobre estas bases reside el secreto de una atención de calidad.

Por otro lado, hay que saber que en el mundo de los negocios existen ciertas normas que distinguen cuándo una empresa es profesional o no. Vestir adecuadamente en las reuniones de trabajo, utilizar un lenguaje apropiado, contestar los llamados o correos electrónicos correctamente, aspectos como la puntualidad, el orden, la eficiencia, etc., permiten dar una buena imagen a su empresa frente a la competencia.

Contar con presentaciones digitales, sitios web, tarjetas de presentación y todo lo que permita apoyar visualmente a su empresa son factores que dan profesionalismo y seriedad a su negocio.

Comprobar que su producto o servicio es un fuerte competidor en el mercado en que se desenvuelve puede ayudar a fortalecer su imagen empresarial. Se puede recurrir a estudios de mercado o encuestas para fines de comprobar la preferencia de sus clientes.

Una empresa logra una buena imagen cuando actúa bajo la verdad. Ser transparente y reconocer los errores en el momento y lugar adecuados, siempre hablarán de  una empresa lo suficientemente profesional como para seguir creyendo en ella.

La famosa frase “Los pequeños detalles hacen la diferencia” debe ser nuestro estandarte. Resulta evidente la trascendencia de mantener una buena imagen corporativa.

Sin embargo, lo importante no es identificarlo, sino tomar medidas al respecto y lograrlo. Estos puntos deben trabajarse, sea cual sea el tamaño o giro de la empresa.