Entorno Empresarial

Frontera del Siglo XXI México – Estados Unidos

La frontera entre nuestros dos países es singular y atípica porque es como otra nación, con el “Spanglish” como su idioma “oficial” y con sus propios rasgos de identidad cultural; porque ni son de aquí ni son de allá.

A lo largo de sus 3 mil 150 kilómetros viven casi 14 millones de personas, se encuentra el cruce Nuevo Laredo, Tam.–Laredo, TX, que es el más importante de América Latina por el volumen de mercancías que representan más de 1 mil 750 millones de dólares diarios en ambos sentidos; igualmente se tiene en el cruce de Tijuana-San Ysidro, al más dinámico del mundo por cuanto al flujo de personas. Conformada por 10 Estados, seis de México y cuatro de la Unión Americana, pasan, cada día por sus 57 cruces, más de 1 millón de personas y 300 mil vehículos.

Son estos retos monumentales los que llevan a ambos gobiernos a repensar nuevas fórmulas para atender este dinamismo de una zona que es vital y estratégica para la seguridad de las dos naciones. Por ello, el 19 de mayo de 2010 se emitió la Declaración de ambos gobiernos donde se crea la Iniciativa para la Administración de la Frontera en el Siglo XXI, que tiene como propósitos el promover el flujo seguro, eficiente y ágil de bienes y personas a través de nuestra frontera común.

Cuenta con tres subcomités, uno de los cuales es el de Flujos Seguros, donde se han creado entre otros, el Programa de Pre-Inspección de Carga, a través del cual las agencias aduanales de ambos países llevarán a cabo inspecciones de bienes, antes de que estos crucen la frontera, con el objetivo de aumentar su capacidad y eficiencia en ambos países.

El primer programa piloto inició en el Aeropuerto Internacional de Laredo, Texas en octubre 2015, y están en proceso dos programas adicionales: uno en el puerto de entrada Otay-Otay Mesa, en Tijuana, Baja California y otro en Jerónimo-Santa Teresa, en Chihuahua.

Esta iniciativa estará generando resultados no solo en el flujo de mercancíasy vehículos sino también el flujo de personas en donde se ha implantado el programa de “Viajero Confiable” por el lado mexicano, equivalente al “Global Entry” de los Estados Unidos.

Una frontera tan singular y atípica como esta demanda soluciones singulares y atípicas por igual para afrontar los retos del siglo XXI.